Loading...

lunes, 7 de septiembre de 2015

Consejos para Cuidadores: 20 cosas para recordar si cuidas a una persona con demencia. ☆✿¸.☆´¸☆´ ¸.´´✿¯`•.¸¸.☆

El cuidado de una persona con la enfermedad de Alzheimer es un trabajo de tiempo completo, que puede causar una gran cantidad de estrés. Muchos cuidadores se sienten frustrados por la incapacidad de su ser querido para comunicar sus pensamientos y su incapacidad para recordar nombres y rostros. La enfermedad finalmente quita independencia por lo que los cuidadores se convierten en la mente, las manos y los pies de las personas que luchan con la enfermedad de Alzheimer.

Sin embargo, amar a alguien con Alzheimer puede traer alegría a tu vida y ser muy gratificante. Hay algunas cosas sencillas que pueden ayudar a que el rol de cuidador también sea sinónimo de gratificación.

20 cosas para recordar si cuidas a una persona con demencia.

1.                  La persona es más que la enfermedad: Cuando alguien es diagnosticado con la enfermedad de Alzheimer es devastador para ellos y sus seres queridos. Aférrate a esa persona que era antes del diagnóstico. Ella sigue estando ahí.
2.                  No discuta con su ser querido: discutir con su ser querido acerca de un recuerdo olvidado sólo les molesta y frustra. Esté dispuesto a dejar pasar la mayoría de las cosas.
3.                  La enfermedad es responsable de sus cambios de personalidad y estado de ánimo: puede ser tan difícil  ver a un ser querido cambiar ante sus ojos. Recuerde que ellos no están cambiando, sino que la enfermedad está progresando.
4.                  Cuídate: Cuando los cuidadores no se preocupan por sí mismos pueden experimentar burnout (agotamiento ) del cuidador. Asegúrate de tomar unos minutos para ti mismo cada día. Puedes unirte a un grupo de apoyo para cuidadores en tu comunidad o incluso online, como nuestra gran familia de Alzheimer Universal.
5.                  Vive en el ahora con tu familiar: no trates de cambiar a tu ser querido de nuevo en la persona que una vez fue. Ámalo como es ahora.
6.                  Utiliza todos los medios de comunicación para llegar a tu familiar a través de la enfermedad: arte, música, danza, poesía, teatro y lectura son todas maneras de conectarse con tu ser querido cuando la expresión verbal ya no es una opción. Incluso un simple toque en su brazo puede ayudar a comunicar que son amados.
7.                  Fórmate acerca de la enfermedad: aprende todo lo que puedas acerca de la progresión de la enfermedad de Alzheimer; puede ayudar a entender y empatizar con la persona enferma.
8.                  Entiende tus propias limitaciones físicas y emocionales: actúa en consecuencia para evitar el estrés y el agotamiento.
9.                  Déjale ser independiente cuando sea posible: por muy tentador que pueda ser hacer todo por su familiar es importante para ellos hacer tantas cosas como sea posible por sí mismos.
10.              Desarrollar rutinas y horarios predecibles: a medida que la enfermedad progresa es más importante que nunca haber establecido rutinas y programas. Esto puede ayudar a eliminar la confusión y la frustración de la persona enferma.
11.              No subestime el poder de una buena nutrición: los estudios han relacionado la enfermedad de Alzheimer con el estilo de vida, incluida la mala nutrición. Limitar los azúcares refinados y el aumentar las verduras pueden ayudar a controlar los problemas de comportamiento. La dieta MIND puede darte buenas pistas en ese sentido.
12.              Planifica un tiempo diario de ejercicio físico: es importante centrarse no solo en la salud de su mente, sino también de su cuerpo. El ejercicio físico puede ayudar, especialmente si planeas un tiempo para cada día.
13.              Confía en miembros de la familia y otros seres queridos cuando sea necesario: después de todo lo que has hecho para apoyar a tu ser querido con la enfermedad de Alzheimer recuerda que tú también necesitas apoyo. Acude a los miembros de la familia y amigos cuando los necesites.
14.              Toma medidas inmediatas para completar los testamentos de vida y otros documentos esenciales.
15.              Recuerda que el diagnóstico de Alzheimer no es una sentencia de muerte: muchas personas con la enfermedad viven más de 20 años después de un diagnóstico. Aprovecha el tiempo que te queda con tu ser querido.
16.              ¡Diviértete! Tu familiar todavía puede divertirse. Los viajes al parque, zoológico, museos locales e incluso las tareas diarias pueden ser disfrutadas por alguien con la enfermedad de Alzheimer.
17.              Sé realista en tus expectativas para ti y tu familiar: establece metas realistas y aprende a esperar lo inesperado. No te predestines al fracaso estableciendo expectativas poco realistas mientras tu familiar lucha con el Alzheimer.
18.              Mantén una lista actualizada de los medicamentos y las dosis de los medicamentos: esto asegurará que siempre sepas cuándo será la siguiente dosis de la medicación y además serás capaz de compartir con precisión cualquier información de la medicación con los médicos u otros cuidadores.
19.              Recuerda que tu familiar puede recordar las emociones, incluso después de que se olvide del evento real que causó esas emociones. Tus palabras y acciones importan.
20.              Respira profundo: el cuidar de alguien es una responsabilidad inmensa pero ¿sabes algo? ¡Estás haciendo un gran trabajo!
Mas de la nota: AlzheimerUniversal.

Y recuerda "Si tú No sonríes....Otros Sí  estarán riendo"!!!!
Orientar, Expandiendo Conciencias´ ¸.´¸´ ¸.´´¯`•.¸¸.☆✿
Las imágenes y fotos que ilustran la nota, las he encontrado  en la web. (Internet). Si alguna es tuya y deseas que la retire, házmelo saber y si la deseas compartir, estaré encantada de darte el crédito.
En Amor y Paz´´¯`•.¸¸.☆✿¸.´¸´ ¸.´´¯`•.¸¸.


Los beneficios de la musicoterapia para el bienestar de los mayores☆✿¸.☆´¸☆´ ¸.´´✿¯`•.¸¸.☆

Un artículo de Alicia Chica García, Psicóloga del Centro Residencial Entreálamos
Desde hace años se conocen los efectos beneficiosos que tiene la música sobre las personas. Habitualmente escuchamos música por puro placer: se produce la liberación  de dopamina, hormonas de la felicidad, influyendo positivamente en nuestro estado de humor.


La musicoterapia contribuye a mantener por más tiempo algunas habilidades físicas y cognitivas
Pero también se conocen otros efectos que la música tiene sobre nuestro cerebro, ya que hace reaccionar el hipotálamo, que ejerce su función en las emociones, aprendizaje y memoria, además regula las hormonas del estrés, liberando oxitocina. El hipocampo que conecta con la zona nombrada anteriormente, explicaría por qué la música nos relaja.
El uso terapéutico de la música en enfermedades mentales y trastornos neurológicos está incrementando. La musicoterapia ha demostrado efectividad en el tratamiento de los síntomas de varios de estos desórdenes incluyendo: esquizofrenia, amnesia, demencia, Alzheimer, Parkinson, depresión, problemas conductuales, trastornos del habla y Síndrome de Tourette, entre otros.
Sus beneficios de la musicoterapia en personas mayores se producen a diferentes niveles, como son:
· Cognitivo: ayuda al aprendizaje, mejora la orientación en la realidad, aumenta la capacidad de atención y concentración, y mantiene o mejora las habilidades verbales y de comunicación.
· Físico: contribuye a mantener la movilidad de las articulaciones y aumenta la fuerza del músculo. También promueve la relajación, reduce la agitación y disminuye los niveles de ansiedad. El canto refuerza el sistema inmunológico, disminuye el dolor, mejora la respiración y regula el ritmo cardiaco. Y con respecto al ritmo, escuchar música activa el área motora incluso cuando no se realizan movimientos.
· Socioemocional: aumenta la interacción y comunicación social, reduce y previene el aislamiento y mejora las habilidades sociales y la autoestima. Además, escuchar música alegre mejora el humor.
Las personas con demencia en una fase inicial o moderada del trastorno, mantienen preservadas muchas de sus capacidades y las técnicas de musicoterapia pueden contribuir a mantener por más tiempo algunas habilidades físicas y cognitivas, entre ellas, la memoria, el lenguaje, la atención, la orientación y la coordinación de movimientos.
Además, favorece la identidad personal y la comunicación con el entorno y hace que se mantengan activos durante más tiempo y se reduzcan los trastornos conductuales, lo que beneficia la calidad de vida de los afectados y de los cuidadores. La corteza prefrontal que se activa cuando escuchamos música, tarda en deteriorarse en personas con demencia, lo que explicaría por qué individuos en fases avanzadas reaccionan ante canciones que les son familiares.
En EntreÁlamos apostamos por la música en el tratamiento de nuestros mayores en su día a día. El departamento de Terapia Ocupacional y Educación Social realiza desde hace varios años sesiones semanales de coro con nuestros residentes, disponemos de hilo musical que se varía en función de las épocas del año como parte del programa de orientación, y en la programación extraordinaria de la residencia, los espectáculos musicales cuentan con un amplio protagonismo a través de diferentes expresiones como invitación a coros y grupos de danza.


La musicoterapia aumenta la interacción y comunicación social, reduce y previene el aislamiento y mejora las habilidades sociales y la autoestima
Anualmente, dentro de las actividades que la dirección propone para el “teambuilding” para mejorar el clima laboral, los trabajadores ofrecen un espectáculo a los residentes en los que principalmente realizan actuaciones musicales. El departamento de psicología emplea la música a nivel individual durante el transcurso de sus talleres utilizando cascos con diferentes residentes, ofreciéndole escuchar canciones que les resulten estimulantes, al modo de “música para despertar”, así como música de fondo relajante durante la realización de sus tareas grupales.
Además, el departamento de Psicología ha puesto durante este verano en marcha un taller grupal de musicoterapia para residentes con demencia moderada, que se realiza dos veces a la semana. Las actividades que se trabajarán en estas sesiones de musicoterapia van desde escuchar, cantar o tararear canciones y bailar, que son las más sencillas y habituales, hasta tocar y experimentar diferentes sonidos con diferentes instrumentos musicales, trabajar las reminiscencias personales a través de las canciones, estimular estados emocionales, trabajar la orientación a la realidad o estimular áreas concretas como la atención (por ejemplo dando un golpe cada vez que aparezca una palabra o contando las veces que aparece una palabra), las funciones ejecutivas (por ejemplo a través del seguimiento de secuencias rítmicas), la memoria (adivinar canciones o artistas) o la psicomotricidad (creando coreografías sencillas).

Mas de la nota en : http://geriatricarea.com/
Y recuerda "Si tú No sonríes....Otros Sí  estarán riendo"!!!!
Orientar, Expandiendo Conciencias´ ¸.´¸´ ¸.´´¯`•.¸¸.☆✿
Las imágenes y fotos que ilustran la nota, las he encontrado  en la web. (Internet). Si alguna es tuya y deseas que la retire, házmelo saber y si la deseas compartir, estaré encantada de darte el crédito.
En Amor y Paz´´¯`•.¸¸.☆✿¸.´¸´ ¸.´´¯`•.¸¸.