Loading...

martes, 26 de agosto de 2014

Relaciones familiares y sentimentales del adulto mayor¸.•*.♥´°º¤ø„º°

Dr. Carlos Alberto Cardeño Castro / Médico Psiquiatra / Hospital Universitario de San Vicente Fundación 

La tercera edad no supone un pare en la vida de la persona, sino más bien un proceso continuo de crecimiento en el que los mayores siguen ocupando un lugar en la sociedad y desempeñando un nuevo rol.
El equilibrio afectivo en esta etapa pasa por la aceptación de uno mismo, de los fracasos y de los logros conseguidos. Es el momento de seguir planteándose nuevas metas y nuevos intereses. Nunca debemos olvidar que mientras se vive se conserva la capacidad para disfrutar de los placeres que la vida nos ofrece.
Siempre se ha creído que cuando se envejece, hay una desconexión de la sociedad por la ruptura de las relaciones sociales, por el cese de las funciones y por una reducción de la exigencia productiva a la persona. La tercera edad así planteada, puede percibirse como una pérdida, y esa ruptura en lo que respecta a las relaciones sociales, está determinada por la conjunción de una serie de factores tales como el alejamiento de las relaciones personales establecidas en el trabajo (con la pérdida del rol laboral), la carencia afectiva percibida en cuanto a la relación con los hijos (nido vacío), y la escasez en lo que se refiere a las relaciones con parientes y amigos que se van dejando como consecuencia de la distancia o la muerte. Así vista, la vejez implicaría una transición negativa hacia la soledad y el desconcierto, pero nada más alejado de la realidad, para su adecuada adaptación es necesario reestructurar muchas rutinas diarias y reorientar pensamientos y comportamientos para una mejor integración y socialización en la etapa que se está viviendo.

¿Qué pasa con el matrimonio?
En la edad avanzada también se valora el compañerismo y la expresión abierta de los sentimientos, como también el respeto y los intereses comunes. La nueva libertad llega en cuanto es posible apartarse de los roles de sostén de la familia y de la crianza de los hijos, y se puede disfrutar de modo creciente de la compañía del otro. Además, la capacidad de las personas casadas para manejar los altibajos de la edad adulta tardía con relativa serenidad puede resultar de su mutuo apoyo. Esto refleja tres beneficios importantes del matrimonio: intimidad (sexual y emocional), interdependencia (compartir tareas y recursos), y sentido de la pareja de pertenecer uno al otro.
El éxito de un matrimonio en la edad adulta tardía puede depender de la capacidad de la pareja para adaptarse a los cambios de personalidad de la edad, los cuales con frecuencia llevan a hombres y mujeres en direcciones opuestas. Los matrimonios de edad avanzada por lo general se ponen a prueba por las dolencias de salud de uno de los cónyuges. Las personas que deben cuidar de su pareja incapacitada pueden sentirse aisladas, enojadas y frustradas, sobre todo cuando ellos mismos tienen precaria salud. Cuidar a un cónyuge que padece una enfermedad crónica incapacitante, que exige de manera especial, puede dar como resultado un sentido de pérdida. Tanto la personalidad como el desempeño externo influyen en la manera como los responsables del cuidado pueden adaptarse a las exigencias que se les presentan. Aquí es fundamental entender que a pesar de esto es necesario no perder la identidad y actividades propias, dedicar tiempo a uno mismo y distribuir tareas.

La familia
La familia tiene también un papel muy importante, sobre todo en el ámbito de las relaciones socioafectivas ya que es la más idónea para proporcionar sentimientos de arraigo y seguridad, ofrecer sentimientos de capacidad, utilidad, autoestima, confianza y apoyo social.
La vida de la mayoría de los individuos de edad avanzada se enriquece por la presencia de personas que cuidan de ellos y a quienes éstos sienten cercanos. La familia es todavía la fuente primaria de apoyo emocional, y en la edad avanzada tiene sus propias características especiales. Ante todo es probable que sea multigeneracional. La mayoría de las familias de las personas de edad avanzada incluyen por lo menos tres generaciones; muchas alcanzan cuatro o cinco. La presencia de tantas personas es enriquecedora. La larga experiencia de afrontar tensiones puede dar confianza a estas personas en el manejo de cualquier situación que la vida ponga en su camino, y hacen que se conviertan en referentes y brindadores de experiencias. Los abuelos cumplen una función de continuidad y transmisión de tradiciones familiares, culturales y sociales.

Jubilación
Si durante un gran porcentaje de nuestras vidas la mayor ocupación de nuestro tiempo es el trabajo y por tanto es en él donde desarrollamos gran parte de nuestras relaciones sociales, se hace necesaria una adecuada planificación de la jubilación, no en el estricto sentido económico. Es importante realizar actividades con las que realmente se sienta identificado y dónde sobresalgan sus capacidades. Es el momento de disfrutar el tiempo libre. Mírelo como una recompensa. Jubilarse y envejecer no justifica que nos retiremos de la vida social sino que por el contrario, implica una forma diferente de participación, indispensable para nuestro propio crecimiento y el de nuestra familia.

Actividad y vida social
Hacer cosas que nos hagan sentirnos útiles,  ayuda a vivir y es una forma también de salud: la motivación de servir para algo o para alguien es un motor muy grande para seguir adelante. La capacidad para hacer aprendizajes nuevos no está determinada por la edad. La creatividad no disminuye con el paso del tiempo. La persona mayor debe mantenerse físicamente activa, cuidar la alimentación, mantener y desarrollar relaciones de amistad y, a la vez, sentirse querida y respetada.
Con la edad, los individuos regulan también mejor sus propias emociones cuando algo o alguien les enfada o molesta. Asimismo, las personas mayores cuentan con otra ventaja: suelen tener más opciones que las jóvenes de elegir con quiénes se relacionan porque normalmente, ya no tienen que acudir a sitios de trabajo en los que las relaciones interpersonales se imponen por razones ajenas al deseo personal. Por último, las personas mayores cuidan y valoran más cada momento.

Sexualidad
La negación de posibilidades en la tercera edad se debe a nuestros mitos y creencias socioculturales, los cuales en ese sentido pueden causar mucho daño. Una de las negaciones más importantes la constituye la sexualidad. Los seres humanos nacemos y morimos con la misma sexualidad: lo único que acontece en esta etapa de la vida son ciertos cambios en cuanto a sus objetivos y a la forma de desarrollarla. Pero la capacidad de disfrutar de esa esfera de la vida permanece intacta, ya que sexualidad no es sinónimo de acto sexual genital: es toda la parte afectiva, emocional.
Con la edad, es más frecuente una disminución de la sexualidad pero en términos de frecuencia y vigor de las relaciones.
Una de las causas importantes en la disfunción sexual es la sociocultural, el miedo y la ansiedad a “fallar”. Tal como se ha dicho, existen multitud de prejuicios en esta etapa en relación con la sexualidad, que inciden de manera directa o indirecta en la respuesta sexual, pero al margen de esto, es importante señalar que el potencial sexual existe toda la vida, aunque sí existen cambios en la respuesta sexual tanto en el hombre como en la mujer.

¿Qué puede afectar la vida sexual en la adultez?
·         La salud física o mental: propios de la edad que modifican la forma de hacer las cosas o enfermedades que pueden limitar su capacidad de maniobra
·         La falta de pareja o una actitud de oposición por parte de la pareja a mantener relaciones sexuales
·         La monotonía de las relaciones, normalmente asociada a dificultades de comunicación sobre un tema “tabú”
·         Ciertas actitudes negativas y productoras de ansiedad ante cambios fisiológicos normales: la disminución de estrógenos tras la menopausia en las mujeres conlleva una importante reducción de la lubricación vaginal que puede ocasionar dolor si no se utilizan lubricantes, o la ansiedad causada por la mayor dificultad del hombre para conseguir erecciones
·         La aparición de actitudes inhibitorias asociadas al alejamiento de los cánones de belleza social y al sentimiento de no sentirse atractivos/as
·         El más que probable estrés asociado a la pérdida de la pareja, al deterioro de la red social y del nivel socioeconómico, o los problemas de salud en la familia que afectan transitoriamente al interés sexual

¿El deseo sexual desaparece con la edad?
Hombres y mujeres sufren cambios fisiológicos que condicionan la práctica del sexo y la sexualidad, pero el deseo sexual no desaparece y en muchas ocasiones  la pérdida del deseo se debe  a ciertos factores psicológicos o falsas creencias. Todas estas alteraciones tienen solución gracias a eficaces tratamientos que ofrece la medicina actual, pero para disfrutar plenamente del sexo se requiere sobre todo un cambio de mentalidad y aceptar los cambios propios de la edad.
El apetito sexual acompaña al ser humano hasta su muerte y muchos estudios demuestran que la líbido no sólo permanece, sino que en algunos casos aumenta a lo largo de la vida. Esto puede crear situaciones contradictorias entre lo que una persona de edad avanzada desea y lo que puede realizar. Sí es verdad que con la edad se producen ciertos cambios en la respuesta sexual que pueden afectar al placer. Con un tratamiento asesorado estas dificultades se pueden disminuir.

¿Los problemas de salud hacen que no pueda tener relaciones?
Los problemas de salud pueden limitar, pero en la gran mayoría de los casos ello no significa ser invalidante para llevar una vida sexual activa. Los hallazgos indican que las personas mayores disminuyen la práctica sexual orientada al coito y hacen más hincapié al placer, las caricias y formas de sentir. En realidad, en cuanto a la vivencia de la sexualidad para los mayores, se pierde con los años actividad sexual en términos de cantidad pero se gana en calidad.
Es de esencial importancia, el nivel de actividad sexual a lo largo de la vida. Cuando se ha llevado una actividad frecuente y vigorosa en años anteriores, se mantendrá una sexualidad activa en los años maduros.
También es de vital importancia la reeducación. Una información adecuada de los cambios que se producen en la vida sexual en la edad adulta es fundamental para gozar con tranquilidad y bienestar de estos años, derrumbando así viejos mitos y prejuicios que sólo infundan miedos y restricciones.

¿Cuentan las emociones?
La sexualidad con frecuencia implica un equilibrio delicado entre los aspectos emocionales y físicos. La forma en que usted se siente puede afectar lo que es capaz de hacer.

¿Qué puedo hacer para mejorar las relaciones afectivas?
·         Hable abiertamente con su médico, o solicite consejería. Con frecuencia los profesionales de la salud pueden ayudarle.
·         No se culpe a sí mismo de cualquier dificultad sexual que puedan tener usted y su pareja. Es posible que desee hablar con un terapista acerca de ello. Si en la pareja, el hombre tiene problemas de impotencia o la mujer parece estar menos interesada en el sexo, ni él ni ella deben suponer que para su respectiva pareja ya no tienen atractivo. Puede haber muchas causas físicas de sus problemas.
·         Recuerde que el sexo no tiene que implicar necesariamente el acto sexual. Haga de su pareja la prioridad. Póngale atención a sus necesidades y deseos. Tómese el tiempo para entender los cambios que ambos están experimentando. Experimente. No se afane, puede ser que usted o su pareja necesiten dedicarle más tiempo al encuentro sexual.
·         Para mantener una vida social activa asista a  centros comerciales, inscríbase en grupos para la tercera edad, tome clases para adultos en una escuela de la comunidad o participe en paseos de un día, etc.
·         Siga un estilo de vida saludable: haga ejercicio, mantenga una buena alimentación, beba suficiente cantidad de líquidos como agua o jugos, no fume y evite el alcohol. Procure reducir el estrés en su vida. Visite a su médico con regularidad. Y mantenga una visión positiva de la vida.
·         Comparta los momentos más valiosos de la vida con su pareja y familia, sin renunciar por ello a tener su propio espacio o a hacer lo que más le guste.
·         Dialogue con sus hijos y familiares si se siente solo. Puede apoyarse en los recursos institucionales y servicios sociales.

Orientar, expandiendo Conciencias ♡.•°`*



Las imágenes y fotos que ilustran la nota, las he encontrado  en la web. (Internet). Si alguna es tuya y deseas que la retire, házmelo saber y si la deseas compartir, estaré encantada de darte el crédito. Gracias ♡ 

SEXUALIDAD Y DISCAPACIDAD Alicia Valdés González Inés Suárez Rivas Mercedes Mallo Pérez

¿Qué es la sexualidad?

La sexualidad es una manera de comportarnos, de sentir, de hacer y tiene que ver con factores biológicos (el sexo), psicológicos (sentir y pensar como hombre o mujer) y sociales (comportamiento que establece la sociedad para cada sexo). La sexualidad es una parte más de la vida de las personas, y vivirla como algo sano y normalizado favorece el desarrollo tanto afectivo como físico del ser humano.
La sexualidad es la forma que tenemos de vivir y experimentar nuestro sexo. Pero no debemos confundir la palabra “sexo” con sexualidad, ya que la primera tiene dos connotaciones: una es el sexo de genero (la diferenciación biológica entre el hombre y la mujer, de cómo está compuesto cada uno de sus cuerpos) y la otra es la actividad sexual explícita (el contacto genital coital). Este término tiene que ver con sexualidad
 pero no es sexualidad. La sexualidad se refiere a la forma de sentir, vivenciar y actuar que tenemos hombres y mujeres. Tiene que ver con nuestro cuerpo y las sensaciones que él nos genera desde que nacemos hasta la muerte.

Al igual que con la palabra sexo, en muchas ocasiones el término sexualidad se ha usado para referirse sólo a las actividades que tienen que ver con el placer sexual; sin embargo, como ya se mencionó, la sexualidad forma parte de cualquier expresión humana, ya sea con búsqueda de placer sexual o sin ella.

Discapacidad y sexualidad

Las necesidades sexuales de las personas con cualquier tipo de discapacidad son las mismas que las de otras personas. Las necesidades de afecto y de intimidad son inherentes a la naturaleza humana y la satisfacción de esas necesidades contribuye a mantener el equilibrio psicológico y emocional de la persona.

Sin embargo, debido a sus circunstancias, el reto al que se enfrentan las personas discapacitadas en general es mucho mayor que el del resto de la población, ya que, en muchos casos, las personas con discapacidad son un claro ejemplo de necesidades sexuales frustradas. Esto se debe, en gran parte, a que las personas de su entorno no logran reconocer, identificar y resolver las necesidades sexuales de estas personas, ya que existen ideas preconcebidas y mitos acerca de la sexualidad en las personas con discapacidad; falsas creencias que conviene desmontar para dar un paso más adelante en el reconocimiento de estas necesidades.

Casi por tradición se ha intentado relegar a un segundo plano la sexualidad de la persona, y aún más tratándose de personas discapacitadas, a quienes con demasiada frecuencia se les considera, erróneamente, personas asexuadas.

Afortunadamente, se está comprendiendo de forma cada vez más clara que la educación sexual es un derecho para todas las personas y, por tanto, también para aquellas que sufren alguna discapacidad porque la educación y la información son más importantes debido a que sus circunstancias suelen requerir de mayores cuidados y precauciones.
Para facilitar el tratamiento de este tema vamos a establecer algunas ideas o pautas de actuación que faciliten el afrontamiento de las situaciones que se generan de manera más habitual.
Acerca del sexo existen en general muchos tabúes, pero si además lo relacionamos con las personas con discapacidad surgen un millón de mitos que no son para nada ciertos. Nos referimos a falsas creencias como:
  1. Las personas con discapacidad no tienen deseos sexuales.
  2. Las dificultades físicas impiden la practica de sexo.
  3. Las personas con discapacidad no resultan atractivas sexualmente.
  4. Es mejor no despertar el interés sexual en las personas con discapacidad porque son inocentes.
  5. Realizar el coito es la actividad sexual más importante.
Es evidente que las características particulares de cada persona condicionan la manera en que pueden desarrollar cualquier tipo de actividad. El sexo es una de ellas. Pero eso sólo significa que cada uno de nosotros tendrá su particular modo de disfrutar y vivir sus relaciones sexuales.
Todos tenemos derecho explorar y conocer nuestro cuerpo, a mantener relaciones sexuales de la manera que nos resulte más adecuada, a tener pareja si lo deseamos, a disfrutar de nuestra intimidad y  a recibir información sobre ello si lo precisamos.
Todos y todas tenemos deseos sexuales porque es algo inherente al ser humano, da igual nuestra condición. Nosotros somos los que debemos decidir dónde están los límites y las alternativas. Quizás el secreto está en no ceñirnos siempre a lo convencional y crear nuestra manera particular de funcionar.
Las personas con discapacidad tienen las mismas posibilidades y el derecho a vivir una parte más de  su desarrollo como persona, la misma capacidad de seducir y ser atractiva. Y por supuesto no necesitan que nadie les despierte el interés sexual, porque su cuerpo y su mente ya se encargarán de hacerlo si ayuda.
Factores condicionantes

Desde el punto de vista fisiológico la sexualidad de un persona con discapacidad no es diferente a la de cualquier otra persona, es simplemente que sus características individuales, su historia y su forma de comportamiento condiciona de un modo u otro su sexualidad. En definitiva a cada uno nos condicionan nuestras circunstancias.
Los factores que a continuación vamos a desarrollar son algunos de los que dificultan el desarrollo pleno de la sexualidad en algunas personas con discapacidad.
Es evidente que no todas las personas se pueden sentir identificadas con lo que aquí se describe; la gran diversidad de casos y de circunstancias personales y sociales hace imposible enumerar cada particularidad. Sólo pretendemos indicar algunas pinceladas acerca de lo que se puede hacer para ayudar a las personas discapacitadas.
·         Dificultad para socializar
Es bastante habitual que las personas con discapacidad tengan más dificultad de acceso a una vida totalmente normalizada en la que se pueda socializar fácilmente.
Si hay más problema para la relación con iguales, hay más problemas para poder tener vida sexual.
Además se da la circunstancia que en determinados casos es más que complicado que la persona tenga su propio espacio, sus momentos de intimidad. Hay personas que permanentemente están acompañadas por familiares, cuidadores o personal profesional. Es obvio que eso impide en gran medida satisfacer las necesidades sexuales de la persona.
·         Un entorno familiar sobreprotector
En ocasiones es difícil que la familia entienda que las necesidades son para todos iguales. El intento bienintencionado de cuidar de la persona se convierte en un inconveniente. Limita las posibilidades de relacionarse normalmente con iguales por miedo a peligros que muchas veces no son tales. En ocasiones incluso existe cierta resistencia por parte de la familia a que se sus hijos formen pareja.
·         Menor autonomía
Dependiendo de los casos hay personas que necesitan estar permanentemente acompañadas.
·         Falta de referentes iguales (un espejo donde mirarse)
Las personas con discapacidad tienen quizás menos posibilidad de tener un modelo en el que fijarse, del que aprender ciertas conductas y con el que guiarse. Sus referentes son su entorno y lo que los medios de comunicación muestran y no personas con una idiosincrasia parecida.
·         Falta de educación sexual
No sólo hacen falta modelos sino educación al respecto, como en todos los ámbitos de la vida. Este es uno más en el que también hay que incidir ya que el desarrollo de una sexualidad sana tiene mucho que ver con un desarrollo personal íntegro y saludable; tiene que ver con la felicidad y el desarrollo pleno.
·         Prejuicios sociales
En ocasiones es la propia sociedad la que presenta ciertas reticencias a la hora de plantearse relaciones con personas con dificultades de movilidad.
En general es fácil que se tienda a pensar que el sexo es sólo determinadas conductas sexuales como el coito u otras. Eso implica que muchas personas quedarían excluidas de toda actividad sexual. Si abrimos el abanico de posibilidades a la hora de tener relaciones sexuales no existirían limitaciones para nadie. El hecho de necesitar una silla de ruedas por ejemplo no significa no poder tener una sexualidad satisfactoria con uno mismo o con la pareja.
Lo que aquí se pretende es dar una serie de pautas básicas dirigidas tanto para las personas con algún tipo de discapacidad como para las personas que les rodean. La idea es que cada cual acate la parte de responsabilidad que le toca a la hora de vivir y dejar vivir una sexualidad lo más sana posible.
Aspectos claves serían:
  1. Respeto a la intimidad  para todas las personas
  2. Educación sexual para todo/as
  3. Superación de prejuicios
  4. Socializar y relacionarse con otras personas aunque a veces cueste
  5. No descuidar nuestra autoestima y querernos por encima de todo.
  6. Saber que en  las relaciones de pareja se puede ir más allá de la genitalidad
  7. Conocernos muy bien a nosotros mismos
  8. Permitirnos disfrutar
 Aprender a respetarnos y redescubrirnos si es necesario.
Conceptos importantes a tener en cuenta
n  Sexo: Está constituido por una sucesión compleja de acontecimientos bio-psico-sociales que hace que seamos seres sexuados: hombres o mujeres.
n  Sexualidad: Es la manera peculiar que de cada persona de ser hombre o mujer; a nivel personal y en la medida en que vivimos rodeados de otros hombres y mujeres.
n  Erótica: Es la expresión de la sexualidad. Así, dentro de la erótica podemos hablar de las producciones, hechos e interacciones a través de las cuales vivenciamos y expresamos que somos sexuados y sexuales. Dentro de la erótica se habla de la sensualidad, las caricias, las actividades sexuales de cada uno, etc.

Particularidades sexuales de las personas con discapacidad psíquica

            No es que existan unas particularidades sexuales que caractericen a las personas con discapacidad psíquica, sino que, mucho más que particularidades sexuales de las personas con discapacidades psíquicas, con frecuencia aparecen discapacidades psíquicas asociadas a procesos de sexuación anómalos.
            De hecho, muchas alteraciones genéticas en el proceso de sexuación causan con discapacidad psíquica.
            Ejemplos:
-          Síndrome de Turner: sólo hay 45 cromosomas. Estas personas se sexúan como mujeres, pero no tienen gónadas, ni genitales internos, ni desarrollan caracteres sexuales secundarios. No siempre, pero muchas veces tienen  discapacidad psíquica.
-          Síndrome Klinefelter: es otra anomalía genética en la que el par 23 tiene trisomía. Son varones infértiles con ciertos caracteres femeninos (ginecomasia, travestismo, disforia de género…). Con alguna frecuencia padecen discapacidad psíquica.
▫ En estos ejemplos, su sexualidad, sexuación y erótica no están definidas por su discapacidad, sino por su anomalía sexual.
                                                                              
Desarrollo afectivo-sexual de la persona con discapacidad psíquica
            El desarrollo sexual de las personas con discapacidad psíquica difiere muy poco del desarrollo del resto de personas. Mientras que los desfases en otros aspectos de la vida psíquica, emocional o social son muy llamativos, los ritmos y cadencias del desarrollo del impulso sexual no están particularmente retrasados con respecto a las personas de su misma edad cronológica.
            Su interés por el sexo suele ser precoz, como en los niños normales, sus características sexuales secundarias suelen aparecer también en la adolescencia, etc.
            Esta realidad nos plantea la necesidad de desarrollar una formación y una educación que les ayude a enfrentarse con las circunstancias sociales que se vinculan con la sexualidad humana, insertada en su proceso educativo como un contenido de importancia y cotidiano, con un adecuado conocimiento de uso práctico de los métodos anticonceptivos, evitando la incomodidad y procurando no moralizar. Además, junto a estas consideraciones realizadas desde el punto de vista profesional, la actitud personal de los padres debe dirigirse en esta misma línea.

Particularidades eróticas de las personas con discapacidad psíquica
            No es que existan particularidades eróticas de las personas con discapacidad psíquica, pero hay dos aspectos “clave” contextuales que no siendo estrictamente eróticos, sí resultan importantes en la realización erótica de estas personas:
1)      Las particularidades derivadas de la deficiente socialización sexual.
2)      Las derivadas del restringido acceso a un universo íntimo propio.

Deficiente socialización sexual
            Existe una clara falta de socialización sexual en las personas con discapacidad psíquica.
Lo peculiar de estas personas, además de su propia y característica dificultad para aprender, es la restricción a la que se ven sometidos respecto a cualquier contenido de naturaleza sexual. Por eso la socialización sexual es escasa, torpe y desde luego nada o muy poco formalizada y elaborada. En otras palabras, no es educativa.
            Este hecho que tradicionalmente ha querido servir para preservarles de los peligros de “lo sexual” ha tenido un efecto contrario, haciendo que este tipo de población, sobre todo las chicas s encuentren más expuestas a las lacras más execrables de lo sexual (VIH, abusos sexuales, comercio sexual y embarazos no deseados).
            Los mecanismos de preservación que tradicionalmente se han seguido han sido fundamentalmente tres:
1)      La negación de la existencia misma de su sexualidad → negando su sexualidad infantil en primer término y presuponiendo la infantilidad eterna de los discapacitados.
2)      La represión sistemática de cualquiera de sus manifestaciones eróticas.
3)      La impermeabilización absoluta sobre cualquier contenido real o simbólicamente relacionado con la sexualidad.
            ● Por eso, el papel de los profesionales que trabajan, viven y sienten con ellos y ellas ha de ser respecto a las normas sociales un esfuerzo de ajuste e integración; respecto a ellos una función socializadora y normalizadora. Es decir, los dos principios que rigen la Educación Especial: integración y normalización.

Restringido acceso al universo de lo íntimo
            El universo de lo íntimo nos es necesario a todos los humanos. Las personas con discapacidades tienen muchas dificultades para su acceso a un tiempo y un espacio de absoluta privacidad, y esto impide que podamos socializarles en lo íntimo si no pueden tan siquiera acceder a ello. Además, a esto se le añade nuestra idea general de que intimar con una persona con discapacidad psíquica el ilícito, reprobable e incluso consideramos que sería un delito.

Sexos, sexualidades y conductas: Pautas de actuación
            ¿Qué se debe hacer o cómo se debe reaccionar ante determinadas conductas sexuales de las personas con discapacidad? Tras la elaboración de un estudio concreto en un centro específico para discapacitados, que aparece en el libro de FAPDAS, se elaboraron por parte de los profesionales, una serie de pautas de actuación para dar respuesta a las dudas de los profesionales a la hora de enfrentarse a situaciones o comportamientos no adecuados en cuanto a sexualidad se refiere. Estas pautas no persiguen eliminar la sexualidad, sino suprimir sus expresiones no adecuadas, que permitan, por tanto, crecer en lo sexual a chicos y chicas.
            Desde esta línea se consideró que, antes, incluso, de hablar de pautas de actuación, se debería hablar de Educación Sexual. Pero, de una Educación Sexual que no consista sólo en prevenir, sino que debe procurar el desarrollo integral de la persona, incluyendo el desarrollo psicosexual. Por tanto, además de informaciones sobre temas concretos y del conocimiento del propio cuerpo y del de los demás, se deben incluir aprendizajes sobre las “relaciones interpersonales”, “la intimidad” y “los límites” → adecuando esta educación a cada caso concreto (y a los diferentes ritmos).
            Esta Educación Sexual debe abarcar también a padres y madres, promoviendo en ellos actitudes saludables ante el hecho de que sus hijos e hijas son sexuados y que viven y se expresan como tales → la Educación Sexual es tarea de todos y las familias son muy importantes (también lo son la escuela y los educadores) .
            ● En cuanto a la eliminación de conductas sexuales consideradas socialmente no adecuadas, podemos hacer una pequeña lista de las conductas más frecuentes (estas conductas se refieren a un centro concreto, por lo que no son generalizables a todas las personas con discapacidad):
-          Masturbación en público.
-          Uso abusivo de vocabulario y gestos obscenos.
-          Tocamientos en pareja.
-          Abusos sexuales a otros alumnos.
-          Tocamientos al educador/a.
-          Falta de pudor, desnudez en público.
-          Preguntas o comentarios relacionados con la sexualidad.

Masturbación en público: No se trata de evitar que el niño o niña se masturbe, sino que aprenda el “DÓNDE” y el “CUÁNDO”. Para lograr esto cuando la conducta se presente, la persona que esté a su cargo, se limitará decirle “Esto aquí no se hace, esto cuando estés tu sólo” acompañando sus palabras con un gesto neutro. Si no hace caso de estas recomendaciones se puede recurrir al castigo.
Uso abusivo de vocabulario y gestos obscenos: Se trata de reducir este comportamiento a través del “modelo del educador”. Si nosotros como educadores utilizamos palabras adecuadas ellos también lo harán y no debemos reforzar con gestos de aprobación el empleo de esos términos.
Tocamientos en pareja: Se trata de que aprendan a “saber estar” y que tengan en cuenta que no vale todo en cualquier sitio. Hay que hacerles entender que estas conductas corresponden al ámbito privado y que en público resultan inadecuadas. También hay que tener en cuenta que estos tocamientos en pareja pueden darse de chico a chica, de chica a chico o de chico a chico o chica a chica. En estos últimos casos, deberían tomarse las mismas medidas que en los casos de heterosexualidad, pero es cierto que en los casos de homosexualidad existe claro riesgo de que se pueda sufrir discriminación e incluso burlas de sus compañeros, por lo que debe hacerse hincapié en que esos tocamientos se hagan en el ámbito privado.
Abusos sexuales a otros alumnos: Debemos hacer que este tipo de conductas desaparezcan, se extingan. El gesto hacia el abusador ha de ser de rechazo, sobre todo si es plenamente consciente de lo que está haciendo. Nuestras acciones como educadores deben dirigirse a “reparar el daño”.
Tocamientos al profesional: Somos nosotros como profesionales los que debemos establecer los límites. Al igual que con otras conductas es aconsejable “dejar pasar” la primera vez para no ser nosotros quienes la refuercen por “prestar atención”. Si después de decirle que eso no nos gusta no deja de hacerlo, se puede recurrir al castigo.
Falta de pudor, desnudez en público: Hay que explicarles de manera natural que los lugares en los que nos podemos desnudar son los lugares privados, como la habitación de uno o el baño. Debe hacerse hincapié en que todo el mundo cumple estas normas sociales, y que no es habitual que las personas se desnuden en público, habiendo lugares específicos para ello.
Preguntas o comentarios relacionados con la sexualidad: Dada la referencia y la confianza entre educador/alumno debe haber también un clima adecuado para este tipo de consultas.
            Cuando un chico o chica le hace una consulta relacionada con la sexualidad a un educador/a este debe dialogar con él o ella, además de escucharle, ya que es muy importante.
            Debemos intentar responder a sus dudas con un lenguaje que se entienda, pero si no sabemos responder a la pregunta porque no somos profesionales y no conocemos la información que nos están pidiendo, podemos remitirles a otros profesionales que resuelvan adecuadamente sus dudas.

PROGRAMAS DE EDUCACIÓN AFECTIVO-SEXUAL PARA PERSONAS CON DISCAPACIDAD
  1. INTRODUCCIÓN

Desde la Consejería de Vivienda y Bienestar Social, se puso en marcha un programa de educación afectivo-sexual, dirigido a las personas con discapacidad intelectual,  de aplicación en los centros de apoyo a la integración (centros ocupacionales) de la red pública.
Para lograr un avance decisivo en este ámbito, la intervención debe ir necesariamente dirigida tanto a las personas adultas con discapacidad intelectual (los usuarios/as de los Centros propuestos) como a las familias y a los educadores que desarrollan la programación de estos recursos formativos.
El programa de educación afectivo sexual en los diferentes Centros de Apoyo a la Integración o Centros Ocupacionales de personas con discapacidad persigue varios objetivos que se centran en tres ejes complementarios de intervención: personas con discapacidad intelectual, familias y educadores.
A las familias de las personas con discapacidad intelectual se pretende ofrecer información, venciendo miedos y tabúes, y favorecer un cambio de actitud, que contribuyan en el proceso de desarrollo e independencia en sus hijos /as con discapacidad.
Para los educadores de los centros ofrecerles conocimientos y habilidades para poder llevar a cabo de una forma continuada el programa de educación psicoafectiva con los usuarios /as.
Y para las personas con discapacidad, el programa se centra en ofrecer información, conocimientos y habilidades que permitan avanzar en un desarrollo psicoafectivo global donde la sexualidad se reconozca como una dimensión más de la persona.
El programa se inició en el año 2004, y está en marcha en el conjunto de centros públicos del Principado de Asturias (tanto de titularidad pública regional como local). Se han desarrollado talleres formativos con profesionales de estos centros, formando a educadores que actúan como referentes del programa en cada centro. Y también se han organizado talleres para las familias donde exponer sus dificultades y dudas.



  1. OBJETIVOS

OBJETIVO GENERAL:

Puesta en marcha del Programa de Educación Sexual en Centros de Apoyo a la Integración o Centros Ocupacionales de personas con discapacidad en colaboración con ONGs, con la implicación de familias, educadores y personas con discapacidad intelectual.

OBJETIVOS ESPECÍFICOS:

Sensibilización de los diferentes agentes que intervienen en la educación de las personas con discapacidad intelectual sobre la necesidad de realizar programas de Educación Sexual desde sus ámbitos y favorecer actitudes de empatía y respeto hacia la sexualidad de las personas con discapacidad.

Formación de educadores /as de personas con discapacidad intelectual para que puedan realizar una Educación Sexual cercana a las necesidades y realidades de las personas con discapacidad de forma continua, favoreciendo una vivencia de la sexualidad de forma positiva y aceptando sus particularidades.

Formación de las familias de personas con discapacidad intelectual para que puedan realizar una Educación Sexual cercana a las necesidades y realidades de sus hijos, favoreciendo una vivencia de la sexualidad de forma positiva, aceptando sus particularidades y que refuerce sus procesos de desarrollo e independencia.

• Desarrollar una acción educativa con las personas con discapacidad a través de los educadores y las familias que les permita reconocer su sexualidad, sus particularidades y expresar sus vivencias y sentimientos como parte integral de su proceso de desarrollo personal.

  1. METODOLOGÍA:

Para desarrollar este Programa de Educación Sexual es importante que exista previamente una sensibilización de los diferentes agentes educativos que están en contacto directo y continuado con las personas con discapacidad. Es fundamental un trabajo con educadores y familias tratando de conseguir su apoyo e implicación en este proceso educativo.
Se parte de una evaluación inicial sobre cuáles son las condiciones reales de la población con la que se va a trabajar, conocer los recursos educativos y las características de los diferentes grupos. Para que el programa sea aceptado y apoyado es importante darlo a conocer, implicar y consensuarlo con las familias y con los educadores.
El Programa de Educación Sexual dirigido a familias, educadores/as y a personas con discapacidad se desarrolla con el formato de Taller siguiendo una metodología de participación, partiendo de las necesidades y la realidad de cada grupo.
El y la profesional que dirige cada grupo desarrolla un papel de facilitador del proceso de reflexión del grupo, centrando su trabajo en las actitudes de los participantes y proporcionando información sobre los diferentes contenidos del programa. Es el encargado de evaluar el desarrollo del programa.

  1. DESTINATARIOS:

Los destinatarios finales del Programa de Educación Sexual son las personas con discapacidad que participan en los centros ocupacionales. Para llegar a ellos y ellas con el Programa de Educación Sexual se realizará previamente la formación de los educadores y las familias de cada centro para que puedan realizar una intervención continuada, adaptada a cada realidad y desde la vida cotidiana.



  1. EVALUACIÓN:

Para realizar la evaluación del Programa de Educación Sexual se realiza un proceso de evaluación en las actividades de formación de educadores y familias que reflejará los siguientes aspectos: participantes en la formación, expectativas /cumplimiento de expectativas y nivel de satisfacción de los participantes. En cuanto a los centros se recoge respecto a los Talleres de Educación Sexual con personas con discapacidad el número de participantes, el número de talleres realizados /centro y las actividades realizadas en el centro. También se recoge el material educativo y proyectos de Educación Sexual elaborados por cada CAI.

  1. MODELO DE TRABAJO:

Se trata de un  modelo de trabajo que permite diseñar un programa adaptado a la situación de cada persona según sus capacidades, necesidades y también de cara a una intervención grupal.
Sigue el Modelo del Hecho Sexual Humano, se  abordan los ejes relacionados con el sexo que se es, la vivencia de la sexualidad, la expresión erótica, las formas de relacionarse y lo relacionado con la pareja.
Cada equipo de educadores establecerá según una evaluación inicial cuales son las áreas de trabajo con cada persona o con cada grupo. Los educadores y las familias son los mejores conocedores de las inquietudes y necesidades de cada persona, de cómo llegar a ellos, conectar con sus inquietudes, de sus capacidades de aprendizaje, de su forma de comunicarse y trasmitir sentimientos y emociones.
En cada una de las áreas se proponen una serie de objetivos, de actividades, que pueden adaptarse a cada persona o grupo y de materiales donde podemos encontrar otras actividades a la hora de poner en marcha el Programa de Educación Sexual en cada centro.

  1. FASES PARA LA PUESTA EN MARCHA DEL PROGRAMA

El proceso ha sido el siguiente:
1) Propuesta del Programa de Educación Sexual para personas con discapacidad por parte de la Consejería de Vivienda y Bienestar Social del Principado de Asturias.
2) Presentación del Programa a los equipos directivos de los Centros Ocupacionales y de Apoyo a la Integración de Asturias que participan en el Programa con el apoyo de la dirección de cada centro.
3) Formación del grupo de referencia del programa en Educación Sexual con educadores de cada uno de los centros para llevar a cabo la puesta en marcha y el seguimiento del programa en cada centro.
4) Presentación del Programa de Educación Sexual en cada uno de los centros ocupacionales y a todo su equipo educativo con los siguientes objetivos:
Consensuar con el equipo los objetivos generales del programa.
Reflexionar sobre su papel como educadores en el Programa de Educación Sexual.
Organizar los equipos de trabajo para elaborar la propuesta de trabajo en cada centro.
Establecer la estrategia de colaboración con las familias del centro.
5) Encuentro con las familias.
Presentación a las familias del Programa de Educación Sexual.
Aclarar el rol de las familias, educadores y especialistas.
Que expresen sus dificultades y propuestas.
Organización de los talleres de Educación Sexual con las familias.
6) Puesta en marcha del Programa de Educación Sexual en los centros y dirigido a las personas con discapacidad de los centros ocupacionales.
7) Evaluación del Programa de Educación Sexual con el grupo de referencia del programa.


E
  1. TRABAJO CON LOS EDUCADORES EN EL PROGRAMA DE EDUCACIÓN SEXUAL:

Se trata de realizar la formación de profesionales que trabajan con personas con discapacidad intelectual para que puedan realizar una Educación Sexual cercana a sus necesidades y realidades de forma continua, favoreciendo una vivencia de la sexualidad de forma positiva y aceptando sus particularidades. Con este objetivo se plantean como contenidos de la formación:
• Sexualidad Humana. La importancia de la sexualidad como eje integral de la persona.
• Actitudes hacia la sexualidad.
• Particularidades sexuales de las personas con discapacidad.
• El papel de los educadores en la Educación Sexual.
• Pautas de actuación: el trabajo desde lo individual y con el grupo.
• Taller de Educación Sexual para trabajar con personas con discapacidad.
• Recursos.
El curso está planteado desde un proceso de reflexión del propio grupo, teniendo en cuenta sus conocimientos, inquietudes y expectativas planteadas. Se trabaja desde el grupo en procesos de análisis y elaboración de propuestas que puedan trasladarse al trabajo que se realiza en los centros.

  1. TRABAJO CON LAS FAMILIAS EN EL PROGRAMA DE EDUCACIÓN SEXUAL

Es muy importante el trabajar en la formación de familias en Educación Sexual, para conseguir actitudes de aceptación de la sexualidad de sus hijos y trabajar sobre sus miedos y temores en este aspecto.
En el trabajo con familias se realiza una primera sesión de presentación del programa y de sensibilización con el fin de llegar a acuerdos y conocer cuáles son sus necesidades y demandas.
El taller se desarrolla en tres sesiones de dos horas/ sesión con una periodicidad semanal. Los temas a trabajar son los siguientes: Sexualidad Humana: ¿A qué llamamos sexualidad? Características y funciones de la sexualidad. La sexualidad a lo largo de la vida. Particularidades sexuales de las personas con discapacidad. El papel de los padres y madres en la Educación Sexual de sus hijos. ¿Qué podemos hacer en determinadas situaciones? Pautas de actuación.
Se plantea la metodología del taller en base a un proceso de reflexión y participación de los integrantes en el mismo, acompañados por el profesional.
Los objetivos de esta actividad son:
Reflexionar sobre algunos aspectos relacionados con la sexualidad que tienen que ver con sus actitudes, su forma de ver y analizar las situaciones.
Recoger cuales son los principales miedos y dificultades para abordar este tema.
Reflexionar sobre las particularidades de las personas con discapacidad.
Pautas para abordar diferentes conductas sexuales.
Intercambiar experiencias y opiniones entre las familias.


  1. INSTRUMENTOS DE EVALUACIÓN, PLANIFICACIÓN Y SEGUIMIENTO

Se realiza una doble evaluación. Por una parte del proceso de trabajo seguido a través del registro de incidencias de las intervenciones realizadas desde el contexto cotidiano y a nivel individual teniendo en cuenta los objetivos planteados y los indicadores pensados para su evaluación dentro del PEI. Por otro lado, se evalúan los cambios producidos a nivel individual, grupal y desde los equipos educativos.
Para realizar estas evaluaciones se proponen una serie de instrumentos que pueden orientar el trabajo de los equipos educativos, y son:
  • Hoja de evaluación inicial: Antes de poner en marcha se realiza una evaluación individual de las personas que residen en el centro y con las que se va a trabajar con el Programa de Educación Sexual. Esta evaluación la puede realizar el equipo educativo o en tutorías y permite una aproximación a la situación de cada persona de cara a la programación individual en Educación Sexual.
  • Hoja de planificación por objetivos: En función de la evaluación inicial individual y teniendo en cuenta los objetivos del programa en las diferentes áreas de intervención, en el equipo educativo se establecen los objetivos a trabajar, tratando que sean concretos y realistas. Se establecen a su vez los indicadores que permitan evaluar en qué medida los objetivos se cumplen. Se plantean las actividades que se realizarán, la metodología a emplear y el calendario para llevarlo a cabo.
  • Hoja de monitoreo y evaluación: En función de las programaciones individuales, de los objetivos y de las actividades se evalúa el nivel de cumplimiento de los objetivos.
  • Hoja de evaluación por objetivos: Se realiza un seguimiento de cumplimiento de los objetivos previstos, con el fin de ajustar las programaciones teniendo en cuenta el proceso personal en lo que se refiere a la Educación Sexual.
  • Hoja de registro de actividades grupales: En cada actividad grupal se recogen datos relacionados con la participación y con el nivel de satisfacción de los y las participantes en la actividad.


  1. EL TALLER DE EDUCACIÓN SEXUAL PARA PERSONAS CON DISCAPACIDAD

Características:
Propician la participación activa y la reflexión de las participantes.
Se ajustan a los grupos, a sus realidades e inquietudes.
Trabaja a partir del conocimiento y las actitudes del propio grupo de personas sobre los temas planteados.
Es una intervención “dinámica”, los participantes en el taller son los que realizan la mayor parte del trabajo.
Es una intervención lúdica, divertida y atractiva.
Se trata de favorecer el descubrimiento de las cosas por uno mismo, aportando ejemplos, practicar las destrezas y llevar a cabo tareas en base a sus propios conocimientos.

Metodología
El Programa de Educación Sexual destinado a personas con discapacidad se desarrollará siguiendo una metodología que promueve la participación, partiendo de las necesidades y la realidad de cada grupo.
La persona que dirige el grupo desarrolla su papel como facilitadora del proceso de reflexión del grupo, centrando su trabajo en las actitudes de los participantes y proporcionando información sobre los diferentes contenidos del programa. Es la encargada de evaluar el desarrollo del programa. Algunas cuestiones que sería interesante tener en cuenta en la realización del taller:
1) Organizar el espacio: El entorno físico en un aula puede estimular o bloquear
la participación y el desarrollo del taller. El círculo es una buena organización del espacio para fomentar la interacción, la participación y los debates en grupo. En algunos casos el mobiliario puede recolocarse con facilidad para crear diferentes escenarios.
2) Aprender los nombres del grupo: En el taller las participantes son las más importantes. Cuando a los y las participantes se les llama por su nombre, se sienten importantes, tenidas en cuenta, presentes dentro del grupo. Es importante referirse a las personas por su nombre. Podemos repartir posit para que escriban su nombre y se lo peguen o hacer un pequeño rótulo con su nombre puesto delante del lugar que ocupan.
3) Preguntar para identificar las expectativas de las participantes: Podemos plantear algunas preguntas para identificar sus expectativas e intereses respecto al taller, por ejemplo: ¿Qué te ha hecho venir a este taller? ¿Qué te gustaría saber sobre este tema?, ¿Qué te gustaría llevarte de este taller?
4) Creación de un ambiente adecuado: Es importante lograr un buen ambiente
de grupo para abordar los temas con claridad, sinceridad y tranquilidad. Podemos recoger sus propuestas en este tema que recojan aspectos como: confidencialidad, franqueza, hablar desde el yo, derecho de pasar, anonimato, aceptación, derecho a la discrepancia, derecho a sentirse incómoda, siempre teniendo en cuenta cada situación individual.
5) Fomentar la participación: Los talleres pretenden fundamentalmente conseguir la participación activa de las participantes en torno a los temas planteados, nuestra función es la de ser facilitadores de este proceso de reflexión y participación. Para este fi n contamos con diversas técnicas que se aplicarán teniendo en cuenta el objetivo, el grupo y el tiempo. Algunas de las técnicas que proponemos y que explicaremos con más profundidad son: presentación, para tratar un tema, de representación, Técnicas corporales y otras técnicas.
6) Sugerencias para dirigir un debate: El papel de la persona que lleva el grupo consiste en facilitar el flujo de aportaciones de las participantes.

Desarrollo de las sesiones
Es necesario tener en cuenta las necesidades de los participantes, las características de cada grupo, sus conocimientos, actitudes y habilidades para poder adaptar nuestra intervención a su realidad. Esto se realizará en una primera sesión.

Objetivos de las sesiones
Trabajar a partir de las necesidades, capacidades y deseos de las personas del grupo.
Abordar los cambios que se producen a nivel corporal, afectivo y relacional a lo largo de la vida.
Trabajar sobre las actitudes, habilidades y prácticas que favorezcan prácticas seguras.
Adoptar actitudes abiertas y comprensivas hacia las diferentes orientaciones y peculiaridades sexuales.
Trabajar sobre habilidades de comunicación y relación.

Contenidos generales
¿A qué llamamos sexualidad?
Nuestro cuerpo. Cambios a lo largo de la vida.
Sexualidad y reproducción. Para no correr riesgos.
Relaciones afectivas, enamoramiento y amor.
Nos comunicamos y nos relacionamos con los otros


Estructura del taller
El taller se desarrollará en 5 sesiones de 2 horas/sesión y una sesión de expresión corporal de 3 horas con una periodicidad semanal y ajustada a sus posibilidades en cuanto a horarios.

Guión de las sesiones
Sesión 1ª: ¿A qué llamamos sexualidad?

Objetivos
• Crear un ambiente de comunicación y confianza en el grupo.
• Trabajar a partir de lo que conocen, teniendo en cuenta qué quieren saber.
• Presentar el tema y plantear la reflexión sobre una visión amplia de la sexualidad y las partes del cuerpo que están relacionadas.
• Plantear las funciones de la sexualidad: comunicación, placer y reproducción.

Contenidos
• Qué entendemos por sexualidad como parte fundamental de la persona.
• El cuerpo y la sexualidad.
• La sexualidad para qué: comunicación, placer y reproducción.

 Guión de la sesión
• Presentación de las participantes: su nombre, edad, dónde y con quién viven, cuáles son sus aficiones.
• Presentación con un dibujo “Esta o este soy yo”. Cada una hace un dibujo que los refleje para presentarse al grupo.
• Exploración de expectativas.
• ¿De qué hablamos cuando hablamos de sexualidad? Lluvia de Ideas sobre lo que entendemos por sexualidad.
• ¿Qué partes del cuerpo tienen que ver con la sexualidad?
• Lluvia de ideas ¿Para qué piensas que sirve la sexualidad? De aquí se trata de centrar los tres aspectos fundamentales de: Reproducción, Comunicación, Placer.

 Materiales: Folios, rotuladores, ceras, rotafolios.

Sesión 2ª: Nuestro cuerpo. Diferencias entre chicos y personas
 Objetivos
• Conocer cuáles son las diferencias en el cuerpo de los chicos y de las chicas y los cambios que se producen a lo largo de la vida.
• Conocer lo que sucede en la adolescencia: menstruación y eyaculación.
• Saber como se produce el embarazo y el parto.

Contenidos
• El cuerpo de los chicos y de las chicas. Diferencias más visibles.
• Cambios que suceden.
• La adolescencia: menstruación y eyaculación.
• El embarazo.

Guión de la sesión
• Empezamos preguntando al grupo qué recuerda de la sesión anterior. Presentación del trabajo de la sesión al grupo.
• Diferencias en el cuerpo de la chica y el chico. Cada persona del grupo dibuja un chico y una chica desnudos y hablamos de las diferencias que vemos. Fichas del Programa de Educación Sexual de Harimaguada sobre las diferencias entre chicos y personas y las partes del cuerpo.
• Cada participante expone su dibujo y habla de las fichas.
- ¿Qué es lo que más te gusta de tu cuerpo? (trabajo sobre la autoestima)
- ¿Qué es lo que más te gusta de ti?
• ¿En qué edades está presente la sexualidad?, ¿Se manifiesta siempre igual?, ¿Cómo se manifiesta a lo largo de la vida?

 Materiales
Folios, ceras, fichas de Harimaguada, rotafolios y rotuladores.
Sesión 3ª: Sexualidad a lo largo de la vida. Embarazo y parto

Objetivos
• Trabajar sobre los cambios que se producen a lo largo de la vida en la adolescencia y la etapa adulta.
• Conocer la relación entre sexualidad y reproducción: Menstruación y eyaculación.
• Conocer como se produce el embarazo y el parto.

Contenidos
• Sexualidad y reproducción. ¿Qué relación existe entre la sexualidad y tener hijos? ¿Qué es lo que ocurre para que se produzca el embarazo? ¿Qué es lo que ocurre durante el embarazo?
• ¿Cómo nacemos?
• Y si no queremos tener hijos ¿Qué podemos hacer? Métodos anticonceptivos.

Guión de la sesión
• Partimos de lo que saben del tema a través de preguntas abiertas sobre el tema.
• Les entregamos a cada persona del grupo un libro de Educación Sexual para que expliquen a sus compañeras las preguntas que hemos planteado en los contenidos. “Imagina que un niño o niña pequeños nos pregunta, de dónde vienen los niños, cómo se hacen y cómo nacen”.
• Se les pide que realicen dibujos sobre algunos de los temas trabajados: embarazo, pareja, parto, métodos anticonceptivos.
- ¿Qué relación piensas que existe entre la sexualidad y el tener hijos?
- ¿Qué tenemos que tener en cuenta a la hora de tener un hijo?
Apoyos sociales, familiares, económicos, situación personal.

Materiales: libros
¿De dónde venimos?, Meter Mayle, Ed. Montena.
¿Cómo nacemos los niños y las niñas?, Ed. Nauta.
¿Cómo se distingue a los niños de las niñas?, Ed. Nauta.
El gran libro de la sexualidad, J. M. Díaz Morfa, Ed. Libsa.
¿Qué hacen papá y mamá?, Ed. Libsa.
¿Por qué somos niños y niñas?, Ed. Libsa.
¡Esto es un lío!, Pilar Migallón Lopezosa, Ed. Libsa.
¿Y de dónde sale este bebé?, Ed. Libsa.
Enciclopedia de la vida sexual, de 7 a 9 años, Jean Cohen, Ed. Debate.
Enciclopedia de la vida sexual, de 10 a 13 años, Jean Cohen, Ed. Debate.
El adolescente, sexualidad, vida y crecimiento, Alex Comfort, Ed.
Blume.
La guía sexual de Titeuf, Helene Bruller, Ed. Salvat.

Sesión 4ª: Pareja y métodos de planificación
 Objetivos
• Partir de los que conocen, abordar sus dudas sobre este tema.
• Abordar la relación de pareja• Trabajar sobre los medios que existen para planificar o evitar el tener hijos cuando no se desee.

Contenidos
• ¿Cuál es la imagen que tienen de la relación de pareja y la sexualidad?
• ¿Qué podemos hacer para evitar consecuencias que no queremos,  por ejemplo si no deseamos tener hijos?
• ¿Qué son los métodos anticonceptivos?, ¿Para qué sirven?, ¿cómo se utilizan?, ¿dónde podemos conseguirlos? ¿A quién le podemos preguntar sobre este tema?

Guión de la sesión
• A partir de fotos que colocamos como una exposición, les pedimos que elijan las dos que más les gusten y que las comenten:
- ¿Cómo sería la relación sexual ideal? Entre todas la vamos construyendo.
- ¿Qué saben y qué quieren saber sobre los métodos anticonceptivos?
- ¿En qué se nota el enamoramiento?
• Trabajo sobre los métodos anticonceptivos, algunas preguntas:
- ¿Qué hay que tener en cuenta para mantener relaciones sexuales con una pareja?
- ¿Qué consecuencias puede tener una relación sexual sin usar preservativo?
• Dibujar los diferentes métodos anticonceptivos.
• Enseñar los diferentes métodos para que los conozcan.
• Mostrar a través de dibujos cómo se utilizan.
• Mostrar cómo se pone un preservativo.
• Juego de roles sobre diferentes situaciones:
- Una pareja salen juntos. El quiere tener relaciones sexuales y ella no. ¿Qué hacemos?
- Ir a un centro de planificación familiar para enterarse de los diferentes métodos que existen.

Materiales: Rotafolios, rotuladores, fotografías, métodos anticonceptivos, láminas, preservativos.

Sesión 5ª: Expresión Corporal
Objetivos
• Explorar los sentimientos y los gestos que nos ayudan a comunicarnos, a sentirnos bien abriendo las sensaciones a todo el cuerpo.
• Ser conscientes de la importancia del contacto y de las caricias que nos hacen sentir bien siempre que sea lo que deseemos

Contenidos
• Reconocimiento del esquema corporal.
• Comunicación con los demás.
• Contacto con los demás. Trabajando en grupo.
• Autoconocimiento.
• Juego y relajación.

 Guión de la sesión
• Empezamos con una sesión de expresión corporal, con la música y moviéndose por el espacio el educador va nombrando cada parte del cuerpo y van centrando su  atención en ella. Se mueven con diferentes ritmos, diferentes sensaciones. Se encuentran por parejas, y se van ampliando los grupos siguiendo diferentes ritmos.
• Visualización de un lugar donde se sientan a gusto, relajadas y se mueven por la sala, se relacionan con las demás, hacemos un grupo grande.
• Reconocimiento del esquema corporal y comunicación: Diálogo con las manos y de diferentes sentimientos (alegría, tristeza, enfado, cariño, amistad, frialdad...). Se cambia varias veces de pareja.
• Por grupos se dan masajes unas a otras.
• Nos convertimos en un animal que te guste, robots... y nos relacionamos.
• Espejos: Somos el espejo de la otra persona que se mueve al ritmo de la música y expresa diferentes sentimientos.
• Esculturas. Entre todas hacemos diferentes esculturas con las palabras: amistad y alegría.
• Relajación a través de visualización.

Materiales: Sala espaciosa, música, colchonetas.

Sesión 6ª: Revisando lo trabajado. Evaluación
 Objetivos
• Reforzar los conocimientos trabajados a lo largo del taller y profundizar en ellos a través de material audiovisual.
• Aclarar dudas que queden pendientes.
• Evaluar el taller.
• Recoger sus propuestas.

 Contenidos
• Los trabajados en las sesiones anteriores.
• Evaluación.
• Recogida de propuestas.

 Guión de la sesión
• Visionado de los vídeos: ¿De dónde venimos? (sobre la fecundación, embarazo y parto) y ¿Qué nos está pasando? (cambios en la adolescencia y etapa adulta).
• De acuerdo o en desacuerdo. Ficha de Harimaguada. Se van leyendo las frases y se pregunta al grupo si están o no de acuerdo. Cada una explica su postura.
• Recordando...: Se plantea que vamos a hacer una obra de teatro que se llama sexualidad ¿qué escenas proponen?
• Cuando termine el taller ¿con quién pueden hablar de estos temas?

 Evaluación
• ¿Qué es lo que más les ha gustado?
• ¿Lo que menos les ha gustado?
• ¿Cómo se han sentido?
• ¿Cómo se han sentido en el grupo?
• ¿Qué te ha parecido la forma de llevar el taller?
• ¿Qué otros temas les gustaría trabajar?


  1. PROGRAMA EDUCACIÓN SEXUAL EN EL CAI/CO DE PANDO

Antecedentes
En el centro los usuarios habían recibido un pequeño curso de Educación Sexual que había supuesto un pequeño acercamiento, pero sin continuidad. Las conductas de contenido sexual que se registraban se resolvían puntualmente.
En el año 2004 se presenta el Programa de Educación Sexual de Consejería y se comienza a trabajar en él.
Surgen dificultades en los usuarios:
Muy distintos niveles de conocimiento del tema.
Vergüenza y falta de madurez en algunos casos.
Problemas de conocimiento del propio cuerpo.
Dificultad en asimilar términos o cambiar significados mal atribuidos desde hace tiempo.
Miedo a tratar un tema con soltura cuando no tienen costumbre de hacerlo y que además lleva una carga que nos habla de prohibido, de intocable, de innombrable.
Negatividad (por si descubren que sé o no sé algo de lo que consideran
que no se puede hablar).
Y también en los profesionales:
Miedo a superar la línea que separa acto educativo y acto invasivo o adoctrinamiento.
Miedo a tocar un tema desde un punto de vista al menos distinto al de
la familia o incluso enfrentado (ya simplemente por hablar de ello)
Vigilancia extrema sobre lo que se planteaba para que no generase algún tipo de mal entendido, lo que podía generar a veces un cierto encorsetamiento.
Intento de que los usuarios sean los verdaderos protagonistas en la decisión de avanzar, profundizar o seguir hablando de conceptos comprometidos (Con excesiva vigilancia a sus experiencias personales).
Se comenzó  por la asistencia al curso de formadores por parte de cuatro profesionales de este centro, tuvieron la charla y toma de contacto de la orientadora del curso con todos los profesionales del centro y recogieron  la información de los usuarios mediante distintas pulsiones para ir tomando las decisiones sobre: usuarios que van a recibir el programa, qué dudas existen, qué información les gustaría conocer...Y a trabajar...

Primer acercamiento
La primera medida que se tomó fue abordar el tema durante el mes de diciembre con los usuarios. Se hizo un día de la semana en cada taller con el monitor/a que correspondiese.

¿Qué se hizo?
Proyección de dos películas sobre la reproducción. El primer video fue de dibujos animados y la segunda un documental. Después hubo un coloquio
sobre lo que vieron.
Para establecer el coloquio se depositan en una urna las preguntas, dudas, comentarios y todo lo que se les ocurriera sobre la sexualidad, de forma anónima si así lo querían. Para después intentar darle respuesta.
Todos reunidos alrededor de una mesa, se va exponiendo palabras relacionadas con el tema y espontáneamente cada uno va definiendo esa palabra y le da un contenido según su punto de vista. Después el monitor
da la definición exacta.
Consulta individual.
Consulta colectiva.
Las dudas que salieron en estas actividades fueron muchísimas y nos dieron pie a pensar que lo desconocido era mucho, lo conocido también (cosa
que sorprendió en muchos casos); y las ganas de saber más, enormes. un gran desconocimiento de todo lo que entraña este tema. En casa no se habla de ello y sólo en casos contados se comentó lo que se había hecho en el centro. En algunos casos provoca “la risa fácil”, en otros incomodidad, pasividad, negatividad y fueron estos casos los que cada taller fue señalando con vistas a realizar así una primera selección.
Se seleccionaron los temas a tratar y se clasificaron los usuarios según interés/ conocimientos del tema. A la vez los profesionales se reunieron con el fin de obtener unas pautas de actuación comunes a la hora de abordar algún suceso en el centro o fuera de él.

Taller de Educación Sexual
Se trabaja desde el área educativa. Todos los usuarios participan una vez a la semana en el Programa de Educación Sexual. Cada día lo hace un grupo concreto con semejantes necesidades de apoyo en las áreas de autonomía y desarrollo social.
Introducción
En la vida de las personas, también en las que presentan algún tipo de
Discapacidad, la sexualidad es un componente esencial. Pretender olvidarlo puede acarrear trastornos y desequilibrios; por el contrario, la aceptación sin traumas de esta dimensión de la persona contribuye de manera importante al logro de su madurez y bienestar.
La Educación sexo-afectiva hace posible la formación de personas en armonía entre sus deseos sexuales y su necesidad de querer y ser querido. Esto requiere conocer el proceso de sexuación para comprenderlo y respetarlo. Comprender las diferencias entre las personas y entre los sexos.

Objetivos
Objetivos generales
1) Descubrir, conocer y controlar progresivamente el propio cuerpo, formándose una imagen positiva de sí mismos, valorando su identidad sexual, sus capacidades y limitaciones de acción, expresión y adquisición de hábitos básicos de salud y bienestar.
2) Obtener un grado suficiente de conocimientos que les permita afrontar su vivencia sexual con un sentido positivo, superan problemas sin temores.
3) Establecer vínculos fluidos de relación con sus iguales, respondiendo a los sentimientos de afecto, respetando la diversidad y desarrollando actitudes de ayuda y colaboración.

Objetivos específicos
1) Conocer e integrar en el esquema corporal los órganos genitales.
2) Favorecer la identificación sexual con respecto a los miembros del mismo sexo y la diferencia con respecto a los del sexo contrario.
3) Ayudar a comprender y aceptar la sexualidad así como las normas que marca nuestra sociedad.
4) Contrarrestar temores, culpabilidad y tabúes que existen alrededor de la conducta sexual.
5) Aceptar que existen muchas variantes en el comportamiento sexual que no tienen por qué ser rechazadas a priori.
6) Estimular la capacidad de utilizar la sexualidad en su sentido más amplio con el fin de conseguir una vida satisfactoria.
7) Motivar el diálogo sobre estas cuestiones y la búsqueda de ayuda para resolver los conflictos sexuales que puedan
8) Conocer el proceso de fecundación y sus implicaciones.
9) Identificar los distintos métodos anticonceptivos, desterrando los mitos y las falsas ideas que existen sobre ellos.
10) Promover el desarrollo de la afectividad a través de la expresión corporal.

Metodología
Lo que se pretende es aumentar el campo experimental de los/las usuarios/ as, facilitándoles experiencias que hagan más fácil la adquisición de conceptos, proporcionándoles a su vez, los instrumentos necesarios para que desarrollen su sexoafectividad.
Los principios metodológicos que guían nuestra actuación son:
Método de trabajo grupal (participación de los miembros del grupo, facilitación de la intercomunicación) y experiencial (aprendizaje mediante experiencia directa a través de simulaciones).
Cuidado de la motivación: a través de la estimulación visual sobre el centro de interés (láminas, dibujos, vídeos, diapositivas,...) y la utilización de métodos activos, priorizando los aspectos lúdicos y participativos.
Elección de actividades ligadas a los intereses y la cotidianeidad de los/ las participantes (método socioafectivo).
Fomento y desarrollo de la socialización y del espíritu de cooperación.
Se pondrá el énfasis en que se produzca un gradual y progresivo aprendizaje de la sexualidad y el amor, que se interioricen los valores sexuales y se favorezca el análisis crítico-constructivo.
Como consideración importante hay que señalar la importancia de establecer un clima idóneo que ayude a que el proceso discurra con naturalidad. No conviene forzar situaciones ni crear tensiones que no estén controladas con una finalidad precisa. Por ser una metodología participativa y flexible, puede adaptarse a cada aplicación concreta. Es decir, se cambia y enriquece según las demandas y necesidades que van surgiendo a medida que se desarrolla la programación.


Contenidos
Área afectiva
La Educación Sexual como educación para el amor.
La sexualidad integrada en la afectividad.
La sexualidad como lenguaje de afectividad.
El juego amoroso y la riqueza de expresiones.
Área social
Aspectos sociológicos de la sexualidad.
Los roles, papeles y funciones sociales de la sexualidad.
Problema social de la reproducción.
Área cultural
Historia de la sexualidad.
Aspectos ideológicos y culturales.
Los modelos sexuales culturales.
Lenguaje no sexista.
Área bio-médica
Anatomía sexual del hombre y de la mujer.
Menstruación y eyaculación.
Fecundación, embarazo y parto.
Anticoncepción.
Menopausia y andropausia.
Área Psicológica
Evolución psico-sexual de la persona.
La sexualidad como forma de comunicación.
Distintas orientaciones de la conducta sexual.
Área higiénico-sanitaria
La salud sexual.
La higiene sexual en la Mujer y en el Hombre.
La prevención de enfermedades de transmisión sexual.
Área axiológica
Necesidad de una ética sexual.
Elegir un sistema sexual de valores
Ética del placer sexual.

Actividades
Diálogo a partir de textos.
Comentarios y debates en torno a películas, vídeos o canciones.
Dinámica y juegos de afirmación, confianza, comunicación y cooperación.
Realización de fichas.
El Método socioafectivo (Vivencia de una experiencia, descripción y análisis de la mismas, generalizar la experiencia vivida a situaciones exteriores
de la vida real)
Discusión de dilemas morales.
Clarificación de valores.

Resultados
Se ha conseguido un acercamiento al tema y una cotidianidad (ya no es algo excepcional o raro).
Pérdida del miedo a llamar las cosas por su nombre.
Mayor grado de confianza a la hora de hablar de este tema.
Concienciación de que podemos hablar de ello entre todos y a la vez, conservar también nuestra intimidad.
Adquisición de formación en los temas tratados.
Conciencia de iguales en nuestra visita al Centro de Orientación Familiar de la zona.
Va desapareciendo la inicial negatividad a participar en estas sesiones.
Descubrimiento de problemas en el conocimiento de nuestro cuerpo y en la representación de la imagen femenina y masculina.
El paralelismo de la formación a familiares a permitido que se considere un tema difícil, serio y con necesidad de una abordaje en común.
Normalización de conversaciones en el taller, en los descansos...cuando hasta ahora podía generar en los usuarios una necesidad de ocultarse para hablar de ello.


  1. EXPERIENCIA DEL CENTRO DE ADULTOS “LA ARBOLEYA”

El Centro de Adultos “La Arboleya” está formado por un área de servicios de alojamiento para personas con discapacidad intelectual mayores de 18 años, que incluye el programa de alojamiento continuo, el de alojamiento temporal y el de alojamiento de lunes a viernes.
El alojamiento continuo está destinado a personas gravemente afectadas que por diversas circunstancias de su ámbito socio-familiar o personal necesitan de un recurso de carácter continuado.
El alojamiento temporal dirigido a personas con discapacidad que por su situación socio-familiar y sus limitaciones personales necesitan un recurso de alojamiento por un espacio de tiempo limitado.
Alojamiento de lunes a viernes es un programa de apoyo residencial para personas con discapacidad psíquica que debido a su problemática familiar o a no poseer un recurso formativo u ocupacional cercano a su domicilio necesitan de este apoyo.
Y un Centro de Apoyo a la Integración desde donde se ofrecen programas personalizados de atención integral y formación a personas adultas con discapacidad.
Dentro de los programas que se imparten en el centro se ha decidido incluir el programa afectivo-sexual que se va a impartir en las aulas del CAI dado que los usuarios de los alojamientos también disfrutan durante el día de este recurso.

Objetivo del Programa
Se pretende que cada cual sea feliz en su forma de expresar la sexualidad  desde un enfoque positivo, evitando situaciones no deseadas (embarazos, abusos, violencia, etcétera) desde el respeto y la intimidad.

Metodología
La primera actividad fue determinar el grupo de trabajo de los distintos profesionales. Este grupo está formado por tres monitores del centro que han elaborado conjuntamente el programa afectivo-sexual, con el apoyo y colaboración del resto del personal del centro.
El siguiente paso fue la elaboración del programa, donde está impreso la justificación, los objetivos, la temporalización, la evaluación, la metodología y una guía didáctica que incluye todas las actividades que se van a llevar a cabo en cada sesión, teniendo en cuenta la duración, el material, el desarrollo y el apoyo instruccional de cada una de las dinámicas.
Otro trabajo que se realizó  es la sensibilización y recogida de intereses
de las personas a las que va dirigido dicho programa.
La metodología tiene dos líneas básicas de actuación:
·         La primera se lleva a cabo con cinco grupos de trabajo en los que se desarrollan tres sesiones de dos horas de duración, potenciando las capacidades de cada persona. Cada una de estas sesiones tiene distintas actividades enfocadas a: Contenidos. Expresión corporal. Exteriorización de sentimientos, vivencias, miedos, tabúes... en definitiva que les permita de manera libre la expresión ante el grupo de sus inquietudes. Estas sesiones las llevan a cabo conjuntamente dos monitoras que trabajan a diario con ellos.
·         La segunda línea se lleva a cabo con el sexto grupo existente en el CAI que acoge a personas gravemente afectadas. Con ellas se tratará de enfocar el programa afectivo-sexual de manera transversal, basándose en la estimulación psicofísica y multisensorial, teniendo como referencia a una monitora que trabaja a diario con ellos.
Evaluación
La formación constante de los profesionales intercambiando información con otros programas llevados a cabo en los Centros de Apoyo a la Integración del Principado de Asturias, para enriquecer el programa, unificar criterios y metodología.
Hoja de evaluación inicial.
Cuestionario de opinión.
Hoja de registro de actividad grupal.
Hoja de evaluación final.

EJEMPLO DE UNA DE LAS DINÁMICAS LLEVADA A CABO
SESIÓN DE EXPRESIÓN CORPORAL
DURACIÓN: 60 minutos
MATERIAL: música lenta y suave. (“La misión”, “Enia”)
DESARROLLO:
• Calentamiento.
• Caminar en todas las direcciones.
• A continuación empezar a correr lentamente, introducir cambios de direcciones y sino, simplemente moverse hacia delante y hacia atrás.
• Empezamos a saltar con una sola pierna, salto con las dos; también podemos mover los brazos pero no con movimientos fuertes sino como si estuviésemos volando, pero con alas que se mueven en todas las direcciones, y movemos ahora la cabeza diciendo “si” diciendo “no”, nos mareamos haciendo con los ojos abiertos círculos.
• Ahora vamos formando un círculo en el centro, vamos caminando de cuclillas hasta llegar a caminar con el culo, estiramos los brazos como si alcanzásemos al que está delante. Le tocamos los hombros y le damos toquecitos con nuestros dedos en su espalda (pellizquitos flojitos).
• Cerramos los ojos, nos quedamos mudos y sólo podemos tocar el cuerpo con nuestras manos. Empezamos por nuestros pies.
Pies: ver cuantos dedos tenemos, los tocamos y los vamos tocando uno por uno pero sin hablar; ¿qué tienen? Uñas, huesos....tocamos todo el pie tocando partes duras y partes blandas.
• Ahora seguimos con las piernas ( la derecha), la tocamos, vemos que es más grande que el pie. La amasamos. Llegamos a los huesos de la rodilla, son más duros. Seguimos un poco más arriba y nos encontramos con los muslos. Los amasamos y nos damos cuenta si son más anchos o más estrechos que las piernas.
Caderas: se encuentran sobre las piernas, buscamos los huesos. Los chicos se dan cuenta que tienen pene, los testículos y las chicas vulva. Por la parte de atrás tenemos una zona más blanda que son las nalgas, no encontramos huesos por esa parte.
Cintura: en el centro, tenemos el ombligo, es redondo, nos damos cuenta si lo tenemos hacia adentro o hacia fuera. También es una zona blanda que se llena cuando comemos o respiramos.
• Seguimos hacia arriba y nos encontramos con huesos largos que son las costillas, tenemos el pecho con los pezones chiquititos. Y cuando tomamos aire, notamos que este se hincha más que en las demás zonas.
Hombros: ver si son duros o blandos.
Brazos: empezamos por arriba para seguir hacia abajo, los amasamos, notamos las partes duras y las más blandas, nos damos cuenta que podemos doblarlos. Llegamos a la muñeca y a la mano. Contamos los dedos de cada mano. Notamos cual es el más pequeño, cual es el mas grande, vemos si se pueden doblar, movemos las manos en todas las direcciones.
• Ahora volvemos al cuerpo y continuamos por el cuello. Seguimos a la cabeza. Le damos una vuelta a toda la cabeza y al pelo. Vemos si nuestro pelo es largo, corto, rizado, etcétera. Nos encontramos con las orejas, ver si son blandas o duras. Seguimos con los ojos, pestañas, cejas, por arriba llegamos a la frente, por debajo la nariz, sus dos agujeros, por donde entra el aire. La boca para comer, los labios, para besar, los dientes, para masticar, la lengua, la barbilla, los mofletes, que se hinchan y se deshinchan.
• Ahora empezamos a ver todo lo que podemos hacer con la cara, abrir y cerrar los ojos, inflar los carrillos, soplar, mordernos la lengua. Movemos también la cabeza en todas las direcciones, se nos cae. Subimos y bajamos los hombros, hacemos círculos, levantamos y bajamos los brazos, hacemos como si voláramos, abrimos y cerramos las manos, tocamos música con los dedos en el suelo.
• Nos doblamos por la cintura. Nos hacemos bolitas, nos estiramos, más todavía, lo más que podamos, y abrimos mucho los brazos y las piernas.
• Jugamos con las piernas, las encogemos (oruga), las estiramos (serpiente), hacemos bicicleta, pataleamos (pero no para molestar). Movemos los dedos de los pies, los estiramos y los encogemos. Aplaudimos con los pies. Ahora movemos todo el cuerpo, todas las partes del cuerpo al mismo tiempo. Nos podemos poner en pie y nos dejamos mover por el viento (o jugar a escondernos, rodar por el suelo, correr a la pata coja, saltar a ver quién se puede hacer más grande...).
• Todos y todas vamos a jugar con el cuerpo a lo que cada uno quiera pero con todo el.
 BIBLIOGRAFÍA:
n  Ponencia sobre Discapacidad Psíquica y Educación Sexual: Federación de Asociaciones Pro-Personas con Discapacidad Psíquica de Asturias (FAPDAS). Se trata de un programa educativo acerca de la sexualidad y orientado hacia las personas afectadas de discapacidad psíquica y su entorno más próximo.

n  Libro de Sexualidad y Personas con Discapacidad Psíquica (FEAPS) 1999. José Ramón Amor. Relata la segunda Conferencia Nacional sobre “Sexualidad y Personas con Discapacidad Psíquica”

n  Película: León y Olvido.

n  Documental: Discapacidad y Sexualidad. Documentos TV (TVE).

n  De Dios del Valle, R., García Ruiz, M. y Suárez Álvarez, O. Discapacidad intelectual y sexualidad: conductas sexualmente socialmente no aceptadas. Documentos Técnicos n.º 18.Consejería de Vivienda y Bienestar Social del Principado de Asturias.

n  De la Cruz (?) Martín-Romo, C. (2004). Educación Sexual de personas con parálisis cerebral y afines (Plan de formación continua). Madrid. ASPACE.

n  Discapacidad intelectual y sexualidad: Programa de educación  sexual en centros de atención a personas adultas. Consejería de vivienda y Bienestar Social del Principado de Asturias.


n  García, J. L. Educación sexual y afectiva en personas con minusvalías psíquicas.

n  García Ruiz, M., Dios del Valle, R. eds. (2002). Discapacidad Psíquica y Educación Sexual. Gijón. Federación de Asociaciones Pro-personas con discapacidad psíquica de Asturias.

n  García Ruiz, M. (2004). Programa de Educación Sexual para mujeres con Discapacidad. FASAD.


 Orientar, expandiendo Conciencias