Loading...

sábado, 6 de julio de 2013

Panel de aromas DST❀`*•.¸✤ •❀

La aromaterapia se usa cada vez más ampliamente en los entornos sensoriales, y el Panel de Aromas DST es una gran opción.....


Es el Panel de Aromas más interactivo que existe, y se puede activar a través de cualquier producto de control DST, como los Botones DST (no incluidos).
Pulsa el interruptor amarillo y comenzará el olor a plátano. Gira el Dado Mágico DST (no incluido) hacia el rojo, ¡y olerá a fresas!
Ideal para trabajar la asociación y la relación causa y efecto.También se pueden utilizar los cuatro botones de colores para activar los ventiladores que proyectan el aroma hacia el usuario.Funciona con baja tensión mediante un transformador de 240V (incluido). Dimensiones: 700 x 155 x 355mm...Orientar, compartiendo Nuevos Dispositivos❀`*•.¸✤ •❀ visiten:

para Tab •.¸.•´✿Maestro, amigo, hermano,meditador•.¸.•´.

"La brisa de la mañana guarda secretos para ti
No te vayas a dormir.!!!!!
Debes pedir lo que realmente quieres
No te vayas a dormir.!!!!!!



La gente va y viene a través del umbral....
Donde los Dos mundos se tocan.....
No te vayas a dormir!..."Rumi✤ •❀✤ •❀✤ •❀!
Feliz Cumple ahí donde estas...❀
Nosotros aca donde estamos.....
caminamos el Umbral❀
En homenaje a quien nos enseñó que Todo....está en Nuestro Interior :

Dhyan Tab Dar

❀✤ •❀✤ •❀!

lunes, 1 de julio de 2013

OMS❀`*•.¸✤ •❀El maltrato de los ancianos

¿Qué es el «maltrato de los ancianos»?

Se lo puede definir como «un acto único o repetido que causa daño o sufrimiento a una persona de edad, o la falta de medidas apropiadas para evitarlo, que se produce en una relación basada en la confianza». Puede adoptar diversas formas, como el maltrato físico, psíquico, emocional o sexual, y el abuso de confianza en cuestiones económicas. También puede ser el resultado de la negligencia, sea esta intencional o no.



En muchas partes del mundo el maltrato de los ancianos pasa casi inadvertido. Hasta hace poco, este grave problema social se ocultaba a la vista del público y se consideraba como un asunto esencialmente privado. Incluso hoy en día, el maltrato de los ancianos sigue siendo un tema tabú, por lo común subestimado y desatendido por sociedades de todo el mundo. Sin embargo, cada día hay más indicios de que el maltrato de los ancianos es un importante problema de salud pública y de la sociedad.El problema existe en los países en desarrollo y desarrollados y por lo general no se notifica en grado suficiente en todo el mundo. Tan solo en unos pocos países desarrollados hay tasas de prevalencia o estimaciones, que se sitúan entre un 1% y un 10%. Aunque la magnitud del maltrato de los ancianos se desconoce, su importancia social y moral salta a la vista. En tal virtud, exige una respuesta mundial multifacética que se centre en la protección de los derechos de las personas de edad.Las formas de definir, detectar y resolver el maltrato de los ancianos tienen que enmarcarse en el contexto cultural y considerarse junto con los factores de riesgo que tienen una especificidad cultural. Desde los puntos de vista sanitario y social, si los sectores de atención primaria de salud y servicios sociales no están bien dotados para detectar y resolver el problema, el maltrato de los ancianos seguirá estando semioculto.
DECLARACION DE TORONTO

LOS DERECHOS DE LOS ANCIANOS


INTRODUCCION

            A comienzos del Año de la familia, el Consejo pontificio para la familia organizó un Encuentro internacional sobre los derechos de los ancianos y la familia, del 3 al 5 de diciembre de 1993. El encuentro se celebró en Toronto, Canadá, ciudad que muestra su solicitud por los ancianos mediante sus diversos y excelentes proyectos e instituciones. Participaron hombres y mujeres de gran numero de países, que tienen un interés especial por los ancianos.
            Durante algunos días compartieron sus experiencias de trabajo en favor de los ancianos a través de las instituciones que representaban. Concentraron su atención en la eminente e innata dignidad de los ancianos, en su sabiduría y en su experiencia de vida. Pero también afrontaron los urgentes interrogantes y desafíos que plantea el numero creciente de ancianos que viven en la mayoría de las sociedades actuales. Los derechos de los ancianos no se respetan en todos los lugares y, en algunas partes, su vida incluso corre peligro, porque se les considera un peso para la sociedad a causa de los problemas que pueden crear y la asistencia que requieren, así como su coste económico.
            Durante el Año de la familia, celebrado con tanto entusiasmo en la Iglesia, entre los muchos aspectos positivos, hubo uno que destacó claramente, a saber: la profunda reflexión sobre el esfuerzo de integración de la familia con respecto a sus miembros, particularmente los más necesitados, que son los ancianos. Durante el año se prestó atención también a los ancianos desde el punto de vista del importante papel de la familia en la sociedad. Por tanto, espero que este texto contribuya a poner más de relieve los derechos y la dignidad de los ancianos y aliente a quienes buscan medios justos y creativos para prestarles asistencia, no sólo dentro de la Iglesia católica sino también en otros sectores de la sociedad moderna.
            El Consejo pontificio para la familia da las gracias por su generosa colaboración en este importante proyecto a las siguientes personas e instituciones: monseñor Aloysius Matthew Ambrozic, arzobispo de Toronto; Caritas Project, de Toronto; St. Peter’s Seniors, de Woodbridge, Ontario; ICBA-Villa Colombo, de Toronto; P.I. Di Luca & Associates, de Downsview, Ontario; y Catholic Truth Society, de Canadá.

Cardenal Alfonso LOPEZ TRUJILLO
Presidente del Consejo pontificio para la familia

DECLARACION

            Nuestro principio guía es: el anciano tiene una dignidad innata como persona y es preciso respetarlo siempre en la familia y en la sociedad.
            Durante nuestro encuentro, a la luz de este principio, surgieron las siguientes observaciones y recomendaciones.

1. La humanidad ha hecho grandes progresos en la lucha contra la enfermedad y la mortalidad de niños y jóvenes. Esto significa que la gente tiene ahora una expectativa de vida mucho más alta: un promedio de 72 años, o incluso más, en los países desarrollados, y de 62 años en los menos desarrollados. La expectativa de vida seguirá creciendo continuamente.

2. A pesar del proceso natural de envejecimiento, la salud de los ancianos ha mejorado notablemente. Así, en muchos casos la gente puede alcanzar una edad avanzada sin necesidad de mucha asistencia, aunque esto varía según la zona, el estilo de vida, el nivel de higiene, etc.
            De acuerdo con los gerontólogos, es evidente que los ancianos pueden disfrutar de la vida y del uso de sus facultades, incluso en una etapa avanzada de la ancianidad. En efecto, sólo un porcentaje muy pequeño de ellos corren el riesgo, por ejemplo, de padecer la así llamada demencia senil.
            Todos los planes sociales y económicos deben tener en cuenta el número creciente de ancianos, para promover su bienestar en la familia y en la comunidad.

3. Los años que siguen a la edad madura están cada vez más abiertos a la posibilidad de que los ancianos trabajen o, por lo menos, de que no se sientan condenados a ser un peso para la familia y la sociedad. Este desarrollo ha de ser cualificado cuidadosamente, porque todo anciano es hijo de Dios, rico en experiencia y sabiduría, y las generaciones presentes le deben mucho. De ahí que tengan derecho a que no se los explote como medios de producción o que no se los considere un peso inútil.
            Hay muchos y diversos tipos de trabajo y colaboración en la familia, la Iglesia y la sociedad, que los ancianos pueden realizar con generosidad y habilidad. Pueden enriquecer a la Iglesia con su valioso compromiso en favor de la evangelización en parroquias, apostolados y asociaciones, donde son capaces de transmitir sus energías espirituales, sus experiencias y su testimonio.
            Recomendamos que la contribución que pueden dar en el campo del trabajo se fomente de modo sensible y positivo.

4. Con todas sus nuevas oportunidades, la tercera edad no sólo puede llegar a ser un tiempo para el descanso, la serenidad y la profundización de la sabiduría, que puede transmitirse a los jóvenes, sino también un tiempo para la educación. En algunos países hay ahora universidades dedicadas específicamente a los ancianos, que les brindan la posibilidad de estudiar en los provechosos campos personal y social, y les ayudan a permanecer activos y a participar en la sociedad.
            Recomendamos firmemente que los gobiernos y las instituciones creen centros de educación para los ancianos, alentados por las experiencias positivas ya realizadas.

5. Hoy se acepta y se reconoce su participación activa en muchos sectores de la sociedad. Han ofrecido, y pueden seguir ofreciendo, dones cada vez más valiosos en tantas áreas diversas. En las culturas que son más sensibles a los valores humanos, se les respeta y se les considera como un tesoro, incluso se les aprecia como la verdadera base de la cultura o de la tribu.
            Sin embargo, otras culturas deberían preocuparse ante las falsas e inhumanas actitudes utilitarias, que miden a la persona según lo que puede producir. Esta actitud produce la pérdida del respeto y la estima, por lo cual numerosos ancianos sufren a causa de un concepto empobrecido y estrecho de su calidad de vida, que no está en armonía con la dignidad de la persona humana, a pesar de que los grandes progresos hacen que los ancianos vivan más serenamente y superen el debilitamiento de sus facultades.
            Como centro de esa actitud, por la que se les trata como un peso o un obstáculo, los ancianos han de afrontar un gran riesgo. Esa mentalidad negativa con respecto a ellos es campo de cultivo en que crece la tentación eugenésica de la eutanasia, y la eutanasia es el resultado del desprecio de la integridad del don de la vida humana.
            Recomendamos que se lleven a cabo estudios serios sobre este tema y sus importantes principios éticos: qué significa la vida humana y cómo Dios es el único Señor de la vida. Sobre todo aquellos a quienes se ha encomendado la atención de los ancianos deben dar testimonio del valor innato de su existencia y proteger todos sus derechos, incluso su derecho a la paz, a la serenidad y a la felicidad.

6. Relaciones entre la familia y los ancianos es un aspecto que reviste especial interés para nosotros.
            Parece ser que, actualmente, en numerosas situaciones diversas, especialmente en las grandes ciudades, las modernas sociedades ricas ya no dan cabida a los ancianos en la familia, cuya fuente son precisamente ellos. Muy a menudo el estilo de vida actual es muy diferente del mundo que ellos recuerdan.
            Cuando, por diversas razones, no es posible que los ancianos vivan con sus familias, porque con frecuencia quieren ser independientes y eligen vivir en una casa o institución, recomendamos que sus familias los visiten regularmente, como signo de amor y cariño.
            Los gobiernos deberían poner especial atención en la creación de instituciones adecuadas, que apoyen las iniciativas privadas, para que los ancianos puedan disfrutar de paz, tranquilidad y seguridad. Es preciso promulgar una legislación (un cuerpo de leyes) que les ofrezca la seguridad que merecen, teniendo en cuenta sus propias experiencias y sugerencias.

7. En la familia los ancianos son, y deben ser, el punto de comunicación y diálogo entre las generaciones. La familia multigeneracional es una escuela de vida familiar y merece el apoyo de toda la comunidad y de los medios de comunicación social.
            Recomendamos que la educación de los niños incluya una visión positiva de nuestros ancianos y del papel enriquecedor que desempeñan en la familia y en la sociedad.

8. Aunque es verdad que los ancianos tienen la oportunidad de rezar, meditar y crecer en su fe interior, a menudo no se les impulsa a desarrollar su potencial espiritual y no se comprenden bien sus necesidades espirituales y sus problemas. Corren el peligro de convertir la diversión en un sucedáneo, en vez de afrontar esas necesidades.
            Recomendamos que la espiritualidad de los ancianos reciba mayor atención y que se elaboren proyectos creativos para ayudarles a crecer en la gracia y en la paz interior.

9. Invitamos a las diversas comunidades eclesiales a impulsar la pastoral de la tercera edad, organizada sistemáticamente, que debería integrarse y unirse funcionalmente a las organizaciones encargadas de la pastoral de la familia. Habría que establecer relaciones laborales con otras áreas pastorales, como, por ejemplo: bienestar social, asistencia sanitaria a los trabajadores, etc.


Orientar, expandiendo Conciencias❀`*•.¸✤ •❀

domingo, 30 de junio de 2013

Sabes qué es Focusing? ✿✿ •.¸.•´✿

Focusing constituye una de las más importantes aportaciones del filósofo experiencial y psicoterapeuta Eugene Gendlin, nacido en Viena en 1926 y afincado en Estados Unidos, colaborador durante una docena de años de Carl Rogers e investigador incansable de los procesos terapéuticos. Este método corporal fue desarrollado a partir de los años 60. 
El doctor Gendlin descubrió, después de investigar cientos de grabaciones de sesiones terapéuticas, que las personas que se ponían en contacto con la consciencia corporal, con sus sensaciones corporales, concluían con éxito su terapia. Se abocó entonces a la manera de enseñar este poderoso recurso emocional al que llamó Focusing.........Focusing es un proceso de autoconciencia y curación emocional corporalmente orientado. Es el proceso de “enfocar”, de encontrar esa “sensación sentida” que todos tenemos en nuestro cuerpo que sabe muchas cosas de nosotros y de los que nos pasa ante una situación, una relación personal, una decisión a adoptar y nos permite manejar mejora quello que nos preocupa o que se interpone en nuestro camino. El cuerpo registra emociones y sensaciones por las que atravesamos. Por medio del proceso experiencial del enfoque corporal que llamamos focusing es posible reconocer primero y luego cambiar la forma en que nos afrontamos a los distintos problemasde nuestra vida........Con focusing podemos brindar atención a nuestro cuerpo, de una manera amable, con aceptación. Así estamos en contacto con emociones, sentimientos y sensaciones desde una sensación corporalmente sentida que llamamosfelt-sense (sensación sentida). Esta sensación al principio es vaga y difusa, poco clara, pero si prestamos atención se manifiesta generalmente en la zona de la garganta, el pecho, el estómago o el abdomen. Se presenta como un “algo”, o como una imagen, posee cualidades emocionales que al ser aceptadas y reconocidas pueden cambiar positivamente. En realidad, saber el porqué de las cosas, aunque sea muy acertado, no cambia nada, sólo se produce un cambio verdadero cuando una decisión, o un deseo de pasar a la acción se siente corporalmente como algo real, y no cuando se razona solamente de forma cognitiva.
 Orientar, expandiendo Conciencias✿✿ •.¸.•´✿