Loading...

domingo, 3 de enero de 2010

Sabes que es un Temazcaltoci: La abuela de los baños??


El nombre Temazcal, o Temazcalli se compone de dos palabras del Náhuatl; Temaz, que significa el baño, y Calli, que significa casa. En tiempos de la Conquista, los baños se encontraban en todos lados del centro y sur de México. Eran tan comunes que el mismo Clavijero comentó que; "no hay pueblo que no tenga muchos de ellos"

Aunque los Españoles hicieron todo su esfuerzo para extinguir esta costumbre, fracasaron. Los Indios golpeados conservaron la costumbre en secreto en lugares remotos. Lo mismo hicieron con la mayoría de sus prácticas y habilidades médicas tradicionales. De esta manera, el Temazcal ha llegado a nuestros tiempos, y en base al conocimiento tan cuidadosamente conservado, asistimos al renacimiento contemporáneo de este baño de sanación que tantas veces fue neciamente castigado.

En la cultura Náhuatl del centro de México, la diosa del baño de sudor era Temazcaltoci, "la abuela de los baños". Ella era, realmente, una de las manifestaciones de la diosa Tonantzin, "la madre de los dioses", o, como ella se llama también, "nuestra abuela", la diosa principal entre las más altas divinidades Náhuatl. Sahagún dice de ella que: "...esta diosa era la diosa de la medicina, de las yerbas medicinales y de los medicinantes; ella era adorada por doctores y cirujanos, también por parteras. También era adorada por los que se bañaban, o tenían Temazcales en sus casas. Todos pusieron la imagen de esta diosa en sus baños". El culto de esta diosa del Temazcal se extendió a lo largo de Meso América y también se encuentra en las otras grandes culturas de la región -Mixteca, Zapoteca y Maya-. Estuvo en gran parte justificado por esa relación cercana entre la veneración de una diosa ydiosa y el Temazcal que los españoles encontraron las causas para prohibir el uso del baño
El Temazcal no solamente involucró la veneración de una diosa, también incorporó todos los elementos de la cosmología antigua, ambos en la forma de la construcción de los baños –forma de bóveda- y la manera en que este se usa; la mayoría de estas concepciones se ha conservado en el pensamiento tradicional y se ha practicado hasta nuestros días. El Temazcal es un microcosmos que reproduce en sí las características del universo, el macrocosmos. Encontramos en el Temazcal todos los elementos de los ciclos o eras diferentes (conocidos como soles) a través de las cuales el mundo ha pasado, según la mitología azteca y continúa su paso; tierra, viento, fuego y agua (nosotros ahora vivimos en el quinto 'sol) los cuales están constantemente en movimiento manifiesto.
Más, el Temazcal se orienta según las direcciones cósmicas: el fuego que calienta sus piedras se pone hacia el este de donde nuestro Padre, el sol, el Dios llamado Tonatiuh, proviene; El es la luz o el elemento masculino que viene y fertiliza la matriz de la tierra o de la madre (la cámara del Temazcal en sí misma), y la vida se concibe. Las puertas mediante las cuales los bañistas entran y salen se alinean hacia el oriente "el sendero de la muerte", que comienza con el nacimiento y finaliza en la muerte diaria del Sol. De esta manera, la dualidad siempre actual del pensamiento mexicano tradicional se manifiesta. Así como hay madre y padre, sol y tierra, calor y frío, también nosotros nacemos y al nacer, comenzamos nuestra trayectoria hacia la muerte.
La cosmología Azteca nos presenta varios niveles diferentes de los cielos, y estos se consideran para fijar los diferentes niveles de temperaturas encontradas dentro del Temazcal: la más alta en la parte superior de la cámara donde la temperatura es la mas caliente.

Cuando nosotros entramos en el Temazcal, según esta doctrina antigua, volvemos una vez más a la matriz de nuestra madre, presididos por una gran diosa, Tonantzin o Temazcaltoci, la gran madre de los dioses y de los humanos. Ella es nuestra madre benevolente, preocupada por la salud de los niños, ella nos recibe en su matriz, como nuestra propia madre, como una manifestación microcósmica para curarnos de males físicos y espirituales. La puerta de entrada baja y pequeña permite acceder a un espacio pequeño, oscuro, cálido y húmedo, de esta manera recrea el útero, desligándonos del mundo y dándonos una oportunidad para mirar adentro nuestro y encontrarnos con nosotros mismos nuevamente. La salida del baño mediante este estrecho paso representa nuestro renacimiento desde la oscuridad y el silencio de la matriz.
Gracias Viole!!!
(México DF)

2 comentarios:

  1. ¡precioso y muy interesante! He estado en muchos temascales y no tenía ni idea de todo esto
    Gracias por compartirlo

    ResponderEliminar
  2. Gracias a vos por compartir Angie!!
    Noemi

    ResponderEliminar